•  |
  •  |
  • END

El Ejército israelí inició ayer domingo una retirada “progresiva” de la Franja de Gaza después de la instauración del alto el fuego en el territorio palestino, al tiempo que Hamas celebró “una gran victoria” de los palestinos.

Horas después de la entrada en vigor del alto el fuego decretado unilateralmente por Israel, el jefe de gobierno del movimiento islamista Hamas, Ismail Haniyeh, en el poder en Gaza, declaró ayer domingo en un mensaje televisado que el pueblo palestino había logrado “una gran victoria” contra Israel.

“Dios nos ha concedido una gran victoria, no para una facción o un partido (...) sino para el pueblo entero”, declaró Haniyeh, en su primera declaración pública desde que Israel decretó el sábado por la noche un alto el fuego unilateral.

“Hemos parado la agresión (del Ejército israelí) y el enemigo no ha logrado ninguno de los objetivos”, añadió.

Antes, Hamas había anunciado una tregua de una semana, tiempo que da al Ejército israelí para que abandone el territorio palestino.

Durante este domingo no se produjeron combates ni bombardeos, a excepción de algunos tiroteos entre ambas partes, y de esporádicos ataques de la aviación israelí a primera hora del día, en lo que el primer ministro Ehud Olmert reconoció que era un “frágil” alto el fuego.

“Puedo confirmar que hay una retirada progresiva del ejército de la franja de Gaza”, declaró a la AFP un portavoz militar.

“Salir lo más pronto posible”

Anoche (domingo), Olmert aseguró que Israel tiene intención de “salir de Gaza tan pronto como sea posible, en cuanto la seguridad de los ciudadanos del sur del país (Israel) esté garantizada”.

Olmert realizó estas declaraciones en presencia de los seis jefes de Estado y de Gobierno europeos que participaron en Charm el Cheij (Egipto) en una conferencia sobre Gaza organizada por el presidente egipcio Hosni Mubarak.

“No vinimos para conquistar Gaza, para controlar Gaza, no queremos permanecer en Gaza”, añadió.

Termina aislamiento interno
Los carros israelíes abandonaron su posición en la antigua colonia de Netzarim, al sur de la ciudad de Gaza, abriendo por primera vez en tres semanas la carretera que une el sur y el norte de la franja, según testimonios.

Las tropas israelíes también abandonaron sus posiciones alrededor de las ciudades de Jabaliya y Beit Lahya (norte).

Los carros se retiraron hacia la frontera, del lado palestino, tal como anunció Israel, que decidió mantener una parte de sus tropas con el fin de responder a eventuales ataques palestinos.

Esta retirada se produjo tras los anuncios de Israel y Hamas, por separado, de un alto el fuego.

El sábado, Israel anunció unilateralmente un alto el fuego a partir de la medianoche del domingo, poniendo fin a 22 días de ofensiva que dejó un balance de al menos 1.300 palestinos muertos y una decena de israelíes fallecidos.

A media jornada, Hamas anunció por su parte un cese de las hostilidades.

“Los movimientos de resistencia palestina anuncian una tregua en la Franja de Gaza, y piden al enemigo que retire sus tropas en una semana y abra todos los pasos fronterizos para permitir la entrada de ayuda humanitaria”, declaró Musa Abu Markuk, número dos del brazo político de Hamas en Damasco.

Dawud Shihab, un portavoz en Gaza de la Yihad Islámica, una facción armada palestina, declaró que la tregua daría la oportunidad a los gobiernos árabes de presionar a Israel para que retire todas sus fuerzas militares.

Cohetes contra Israel
Poco después de ese anuncio, no obstante, dos cohetes disparados desde Gaza impactaron en el sur de Israel, sin provocar víctimas, informó la policía israelí.

“Si Hamas no ataca y no provoca a Israel, respetaremos nuestro alto el fuego”, dijo por su parte el portavoz del gobierno israelí, Mark Regev.

Los servicios de rescate aprovecharon la tregua para precipitarse a zonas hasta ahora inaccesibles por los intensos combates, recuperando al menos 95 cadáveres bajo los escombros, incluidos los de varios niños.

La ausencia de combates permitió a los palestinos abandonar sus viviendas por unas horas para comprobar la magnitud de los daños ocasionados por los bombardeos israelíes.

Paralelamente, se celebró una cumbre internacional sobre Gaza en Charm el Cheij (Egipto), invitados por el presiente egipcio Hosni Mubarak, para “consolidar” el alto el fuego, en la que participaron los máximos dirigentes de Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, España y República Checa, que luego fueron invitados a viajar a Jerusalén para reunirse con Olmert.

Mubarak apeló a un “apoyo internacional” al plan egipcio que prevé el fin de toda violencia en Gaza.

Ya en Jerusalén, el presidente francés Nicolas Sarkozy se felicitó por la decisión del gobierno israelí de decretar unilateralmente un alto el fuego en Gaza, aunque estimó que “hay que ir más lejos”, retirando las tropas israelíes del territorio palestino.

Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown, hizo este domingo un llamado a Israel para que reabra los pasos fronterizos con la Franja de Gaza.

En Estados Unidos, Barack Obama expresó su deseo de que la tregua sea “duradera”, a dos días de su investidura como 44º presidente estadounidense.