•  |
  •  |
  • AP / AFP

El presidente electo Barack Obama ha visitado, a la víspera de su investidura, un albergue para jóvenes sin hogar, donde se remangó la camisa y ayudó a pintar una pared, durante la jornada en la que se conmemora el nacimiento de Martin Luther King hijo en Estados Unidos.

Obama, quien mañana se convertirá en el primer presidente negro de Estados Unidos, recorrió las instalaciones de la casa Sasha Bruce Youthwork (SBY), que se encuentra en proceso de restauración, ubicada cerca del Capitol Hill en Washington.

Fiel a su mensaje en este día, que "no es para detenerse y reflexionar" sino "para actuar", Obama se quitó la chaqueta negra, se remangó la camisa blanca, tomó un rodillo y empezó a pintar una pared de azul. Luego, se subió a una escalera para ayudar a retirar coberturas de las ventanas.

Visita un hospital
Antes de visitar el albergue, Obama estuvo en un hospital militar. Se trata de internados en el Centro Médico Walter Reed de las Fuerzas Armadas, en los suburbios de Washington, donde la prensa reveló el año pasado negligencias y mala atención.

Obama dedica la jornada previa a su investidura a colaborar con organizaciones caritativas, lo que se inscribe dentro de su llamado a fortalecer el espíritu de servicio comunitario para enfrentar la crisis. "Le pido a los estadounidenses que dediquen sus esfuerzos de hoy al compromiso de enriquecer las vidas de otros en sus comunidades, sus ciudades y su país", indicó Obama en un comunicado, en el que rindió homenaje a King, quien lucho por el fin de la segregación racial y fue asesinado en 1968.

Intensa festividad
En medio de una intensa expectativa por la juramentación presidencial de Barack Obama, la gente se ha congregado en las calles y en las inmediaciones de la plaza National Mall para enterarse por televisión de los detalles sobre la histórica asunción del primer presidente negro de Estados Unidos.

La gente ha soportado temperaturas gélidas en las calles cercanas al Mall y al Parque Lafayette en la Avenida Pensilvania, al otro lado de la Casa Blanca, que está parcialmente eclipsada por la amplia tribuna desde la cual Obama y el vicepresidente electo Joe Biden observarán un desfile después de prestar juramento al cargo.

Periodistas y mujeres arropados con abrigos gruesos, bufandas, sombreros y guantes compartían bromas sobre el lugar mientras los espectadores recorren algunas de las sedes de las ceremonias por la juramentación.

Por ser feriado nacional en Estados Unidos en honor a Martin Luther King, oficinas de gobierno y numerosos comercios permanecen  cerrados. Dicha conmemoración junto a los preparativos para la investidura de Obama, ha provocado un desborde de festividad en Washington.