•  |
  •  |
  • END

CARACAS / AP
Desconocidos lanzaron ayer lunes bombas lacrimógenas a la Nunciatura Apostólica en Caracas, a la casa del director de una televisora por cable --fuerte opositora al gobierno-- y dentro de una universidad pública, sin causar daños de importancia, según informantes en los sitios atacados.

Tamara Suju, abogada defensora de un dirigente opositor refugiado en la Nunciatura desde 2007, dijo a periodistas que la sede diplomática del Vaticano fue atacada en la madrugada por desconocidos, quienes lanzaron cinco bombas lacrimógenas.

Suju indicó que el acto se lo atribuyó el grupo pro oficialista La Piedrita, que ha realizado acciones similares contra una televisora y un diario local, y las residencias de periodistas.

La Nunciatura Apostólica ha sido atacada en varias oportunidades con petardos y bombas lacrimógenas por grupos pro oficialistas que rechazan la presencia del dirigente opositor, Nixón Moreno, quien está refugiado en la sede diplomática.

Moreno es un ex líder estudiantil que se refugió en la Nunciatura Apostólica en marzo de 2007, alegando que es un perseguido político y que su vida está en peligro. Es solicitado por la justicia venezolana por los delitos de homicidio intencional frustrado y actos lascivos contra una policía.

En junio del año pasado, el Vaticano aprobó el asilo para Moreno, pero el gobierno venezolano se ha negado a permitir su salida de la sede diplomática.

Poco después, Marcel Granier, director general de Radio Caracas Televisión Internacional (RCTV), informó a periodistas que su casa fue blanco de un artefacto lanzado desde la calle, en la urbanización Country Club, al este de la capital.

Granier dijo a la prensa que al momento del ataque se encontraba fuera de su residencia, pero precisó que los gases lacrimógenos afectaron a algunos de sus familiares y a sus vecinos.

El directivo informó que los autores de la acción “se dieron a la fuga”.

Granier es directivo de RCTV, que cesó sus transmisiones en señal abierta en mayo de 2007, luego que el gobierno del presidente Hugo Chávez se rehusó renovarle la licencia de operación alegando que el canal respaldó el fallido golpe de 2002.