•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, prometió en su discurso inaugural ayer, martes, que la crisis económica será superada, pero pidió también una “nueva era de responsabilidades”, que implica rehacer alianzas y luchar contra el cambio climático.

“En este día de hoy, nos reunimos porque elegimos la esperanza en lugar del miedo, la unidad en lugar del conflicto y la discordia”, dijo Obama ante más de dos millones de personas que llenaron la inmensa explanada del Mall, el Paseo en el corazón de Washington.

Obama prometió retirar a las tropas de Irak, ayudar a pacificar Afganistán, y recordó a sus conciudadanos que Estados Unidos “continúa siendo el país más poderoso del mundo”.

Pero también les advirtió que así como ellos escogieron un cambio político al votar por él, “el mundo cambió”. “Nosotros debemos cambiar con él”, explicó.

“Hoy les digo que los desafíos que enfrentamos son reales. No serán vencidos fácilmente o en un corto lapso. Pero sepan una cosa: serán vencidos”, aseguró Obama, de 47 años, el primer presidente negro de su país.


Avaricia e irresponsabilidad
“Nuestra economía está gravemente debilitada, como consecuencia de la avaricia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por nuestra incapacidad colectiva para tomar las decisiones necesarias para preparar a nuestro país para una nueva era”, declaró Obama.

“El estado de nuestra economía exige una acción audaz y rápida y nosotros la emprenderemos, no solamente para crear empleos, sino para sentar nuevas bases para el crecimiento”, prometió el 44º presidente estadounidense, que prepara un masivo plan de reactivación evaluado en 825,000 millones de dólares.

Obama señaló, sin embargo, que “la cuestión no se basa en si la economía de mercado es una fuerza para el bien o para el mal”.

“Su poder para generar riqueza y libertad no tiene rival, pero esta crisis nos ha recordado que sin una vigilancia estrecha, la economía de mercado puede descontrolarse, y un país no puede prosperar durante mucho tiempo favoreciendo solamente a los más ricos”, explicó.

“Lo que se espera ahora de nosotros es una nueva era de responsabilidades”, añadió.

“Reconocer que tenemos obligaciones respecto a nosotros mismos, nuestra nación y el mundo”, advirtió.

Obama también rechazó lo que consideró como “falsa elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales”.


Irak y Afganistán
Las generaciones pasadas, que enfrentaron los peligros del fascismo y el comunismo, “entendieron que nuestro poder por si sólo no puede protegernos, ni nos permite hacer lo que queramos”, dijo.

Por ello, “empezaremos una retirada responsable de Irak para dejarlo en manos de su pueblo, y forjaremos una paz duramente ganada en Afganistán”, dijo.

“Con viejos amigos y ex enemigos, trabajaremos sin descanso para reducir la amenaza nuclear y contra el cambio climático”, añadió.

Pero luego volvió el tono de advertencia: “No pediremos perdón por nuestro estilo de vida”.

“Para aquellos que buscan avanzar en sus objetivos mediante el terror y la matanza de inocentes, les decimos que nuestro espíritu es más fuerte y no podrá ser quebrado: no podrán vencernos, y los derrotaremos”, añadió con tono rotundo.

“Al mundo musulmán (le digo que) buscamos una nueva vía, basada en el mutuo interés y el respeto mutuo”, aseguró Obama.

“A aquellos líderes en todo el mundo que buscan sembrar el conflicto, o echar la culpa de los problemas de su sociedad a Occidente, sepan que su pueblo los juzgará sobre lo que construyan, no sobre lo que destruyan”, advirtió.

Estados Unidos continúa siendo un ejemplo para el mundo, dijo Obama. Y es por ello que “un hombre a cuyo padre hace menos de sesenta años no le hubieran servido en un restaurante local, puede ahora presentarse hoy aquí, para prestar el juramento más sagrado”.