Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

CARACAS / AFP
El Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció ayer martes que a partir de mañana jueves comenzará a publicar una columna de opinión en la prensa local para “contribuir a la batalla de las ideas”, en una nueva faceta que emula al líder cubano Fidel Castro.

“Este jueves comienza a salir una columna mía (...) es una forma más que se me ocurrió para contribuir con la batalla de las ideas”, dijo Chávez durante un acto de campaña electoral en Barcelona, 220 km al este de Caracas.

La columna, que el presidente bautizó ‘Las líneas de Chávez’, aparecerá los martes, jueves y domingos de cada semana en varios periódicos locales, incluido el popular diario Últimas Noticias.

El presidente explicó que el título del espacio de opinión está inspirado en sus días de juventud cuando jugaba al béisbol en la posición de pitcher (lanzador).

La primera entrega “comienza con una evocación al pasado: ‘las líneas (tipo de lanzamiento) más fuertes que en mi vida de pelotero di fueron hacia la banda derecha’”, adelantó Chávez, en alusión a su posición política alineada a la izquierda.

Pero ahora estas líneas “no vienen con el bate, sino que son líneas de la mente y van hacia todas las bandas --derecha, centro e izquierda-- y no van con la fuerza del batazo, sino con la fuerza de las ideas y de la pasión patria que como pueblo llevamos los patriotas de Venezuela”, expresó Chávez.

El próximo 15 de febrero, los venezolanos deben aprobar o rechazar en referéndum una propuesta de enmienda constitucional que permitiría la reelección por un número ilimitado de mandatos del presidente y los demás cargos de elección popular.

El presidente ya tiene un programa de radio y televisión dominical, “¡Aló, Presidente!”, suspendido durante la campaña electoral, en el cual el mandatario suele hacer anuncios oficiales y rendir cuentas de su gestión de gobierno.

Chávez, fuerte crítico de los medios de comunicación privados a los que acusa de manipular la información y de estar alineados con Estados Unidos, acostumbra a dar largos discursos, normalmente transmitidos por la televisión pública.