•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP
El presidente estadounidense, Barack Obama, tomó con decisión las riendas del gobierno ayer miércoles, y logró la suspensión de los juicios en Guantánamo, para anunciar luego medidas de austeridad en la Casa Blanca y su compromiso con la paz en Oriente Medio.

Dos jueces militares --a petición de Obama-- ordenaron la suspensión de los juicios contra cinco acusados de haber organizado los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y contra un canadiense, todos detenidos en Guantánamo.

Ello podría significar el primer paso para el cierre de la controvertida prisión.

Obama, de 47 años, que juró su cargo en medio de enormes expectativas dentro y fuera del país, cursó la orden de pedir la suspensión --durante 120 días-- de los juicios ese mismo martes, apenas pisar la Casa Blanca.

El gobierno de George W. Bush creó poco después del fin de la guerra en Afganistán, en 2002, el polémico campo de detención en Guantánamo (Cuba) para albergar a los combatientes capturados en ese país, y luego en Irak.

Tras pasar su primera noche en la Casa Blanca, el presidente estadounidense no tardó en anunciar varias medidas de orden diverso.


Primeras medidas
Por un lado, congeló los salarios más altos de los principales funcionarios en la Casa Blanca, invocando la austeridad ante los tiempos de crisis.

Prometió una “era de transparencia”, y anunció que cerraría “las puertas giratorias que permiten a responsables gubernamentales entrar y salir del sector privado”.

Los responsables de la Casa Blanca tendrán prohibido aceptar regalos de los miembros de los numerosos grupos de presión activos en Washington, explicó.

Habla con dirigentes de Oriente Medio
Obama mandó luego una clara señal a Oriente Medio al telefonear a varios dirigentes de esa región, para comprometerse a buscar “activamente” la paz “desde el inicio de su mandato”, en palabras de su portavoz, Robert Gibbs.

Llamó en particular al primer ministro israelí, Ehud Olmert, al palestino Mahmud Abas, al presidente egipcio Hosni Mubarak, y al rey jordano Abdalá II.

Tras la retirada de tropas israelíes de Gaza, Obama declaró que estaba “decidido a ayudar a consolidar un alto el fuego poniendo en pie un régimen eficaz de lucha contra el contrabando, para impedir que Hamas vuelva a armarse”, continuó el portavoz de la Casa Blanca.

El presidente ofreció el cargo de enviado especial a Oriente Medio al ex negociador para Irlanda del Norte, George Mitchell, informó una fuente cercana al gobierno estadounidense a la AFP.

Obama tenía prevista, igualmente, una reunión con su equipo de asesores económicos, y con su equipo de seguridad, para analizar las opciones en Irak y en Afganistán.

El secretario del Tesoro designado, Timothy Geithner, prometió ayer miércoles, en una nueva audiencia en el Senado, actuar con “firmeza, rapidez y cuidado” para lograr la recuperación de la economía.

También pidió disculpas por no haber pagado, “involuntariamente”, los impuestos que le correspondían en el pasado, lo que ha impedido hasta ahora su confirmación.

Obama siguió cosechando elogios en el mundo entero, un día después de su toma de poder.