Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

SANTIAGO / AFP

Más de 10,000 hectáreas de bosques y matorrales han sido arrasadas por veinte focos de incendios en el sur de Chile, que mantienen hace una semana en alerta roja a más de mil brigadistas que tratan de controlarlos, informó este miércoles la Corporación Forestal Nacional (Conaf).

Los incendios, que son comunes durante el verano austral entre diciembre y abril, han movilizado a unos 1,500 brigadistas que se encuentran en las regiones del sur chileno del Maule, del Bío Bío y de La Araucanía.

Hasta el momento no se han registrado víctimas fatales en las zonas afectadas. Sin embargo, en la localidad de Mininco, 700 km al sur de Santiago, sus habitantes debieron ser evacuados por la cercanía de las llamas que son combatidas por siete helicópteros.

El director de Conaf en la región del Bío Bío, Rolando Rodríguez, manifestó su convicción de que los incendios forestales que afectan a la zona son provocados por la mano del hombre.

“No tenemos ninguna duda de que los incendios son absolutamente intencionales, porque los incendios se presentan siempre en horas avanzadas de la tarde en lugares con muy poca accesibilidad (...) son actos deliberados, con la intencionalidad de provocar daños. Eso es lo preocupante”, sostuvo Rodríguez a la televisión local.

El gobierno, en tanto, anunció que se destinarían “todos los recursos necesarios” para combatir y extinguir los focos de incendios a la brevedad.

“Vamos a reforzar allí donde es necesario reforzar, si es necesario contratar más horas de helicóptero o más personal para que Conaf pueda aumentar sus brigadas, se contratarán”, señaló el ministro del Interior en ejercicio, Patricio Rosende.