•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, nombró al ex senador George Mitchell como enviado especial para  Medio Oriente. Mitchell, conocido por su papel como negociador durante las conversaciones de paz para Irlanda del Norte, reconoció de inmediato que existen "muchas razones para ser escéptico" sobre la perspectiva de paz entre árabes e israelíes.

"Pero el presidente y la secretaria de Estado no lo creen", agregó, mientras Obama y la flamante jefa de la diplomacia, Hillary Clinton, lo miraban. "Ellos creen, como yo, que la búsqueda de la paz es muy importante, y que exige nuestro máximo esfuerzo, más allá de las dificultades y los tropiezos".

Obama se comprometió a buscar "activamente" la paz en esa región "desde el inicio de su mandato", luego de telefonear al presidente egipcio Hosni Mubarak, al Primer ministro israelí Ehud Olmert, al rey de Jordania Abdala II y al presidente de la Autoridad palestina Mahmud Abbas.

"Aprovechó esta ocasión en su primer día de trabajo, para expresar su compromiso de lograr activamente la paz árabe-israelí desde el inicio de su mandato y esperar que continúen su cooperación con Estados Unidos y que conserven su rol de liderazgo", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.