•  |
  •  |
  • END

PEKÍN / AFP
China quiso dar muestras de su firmeza al anunciar ayer jueves varias penas de muerte y cadena perpetua para los implicados en el escándalo de la leche adulterada con melamina, que provocó la muerte de seis niños el año pasado y dañó gravemente su imagen en el extranjero.

La justicia china condenó a la pena capital firme a dos hombres, mientras un tercero recibió una pena de muerte con suspenso, lo que por lo general significa la sustitución por cadena perpetua, informó la agencia de noticias oficial China Nueva.

La más alta responsable juzgada por este escándalo, Tian Wenhua, ex Directora de Sanlu, principal empresa productora implicada en el caso, fue condenada a cadena perpetua por el tribunal de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei (norte) donde se encuentra la sede Sanlu.

Tian, de 66 años y miembro del Partido Comunista Chino, había sido acusada de haber producido y vendido productos “falsos y de calidad inferior”, delito pasible de cadena perpetua, pero no de pena de muerte.


Multas millonarias y cárcel
Sus colegas de Sanlu recibieron penas de entre 5 y 15 años de prisión.

El tribunal también condenó a la compañía a pagar una multa de 50 millones de yuanes (7.3 millones de dólares).

Otras dos personas más fueron condenadas a cadena perpetua, precisó China Nueva.

En total, 21 personas comparecieron ante la justicia en las últimas semanas por su implicación en la fabricación o en la venta de la leche contaminada, que el año pasado mató a seis niños de corta edad y causó problemas renales a cerca de 300,000.

Tras el anuncio de los veredictos, el gobierno afirmó estar haciendo grandes esfuerzos no sólo para mejorar su industria láctea sino todos sus productos alimenticios.

“China está tratando con firmeza el caso de Sanlu ante la ley. Tras el estallido del problema, el gobierno chino reforzó las reglas y las regulaciones y tomó innumerables medidas para controlar la seguridad alimentaria”, declaró a los periodistas la portavoz del ministro de Relaciones Exteriores Jiang Yu.

Además de matar o enfermar a los bebés en China, el escándalo provocó la retirada de los productos lácteos chinos contaminados de los comercios de todo el mundo.


No fue el primer escándalo
Este escándalo se sumó a una larga lista de otros productos fabricados en China que en los últimos años tuvieron que ser retirados de los comercios en el mundo por problemas de seguridad: desde cosméticos con componentes cancerígenos hasta medicamentos con anticongelante para autos pasando por juguetes con pintura tóxica de plomo.

Pese a que el gobierno chino quiso mostrar estos veredictos como la muestra de sus esfuerzos para garantizar la seguridad de los alimentos chinos, las familias de las víctimas acusaron a las autoridades de convertir los juicios en un espectáculo.

“Recibieron el castigo que se merecían, pero lamento todo este asunto”, declaró a la AFP, por teléfono desde el tribunal, Liu Donglin, padre de uno de los niños enfermos.

“Creo que son chivos expiatorios. La asociación de productores de leche y las personas a cargo de la comprobación de la leche también deberían ser castigadas”, agregó.

Los dos hombres condenados a muerte fueron declarados culpables de poner en peligro la seguridad pública al agregar un producto tóxico a la leche y luego comercializarla.

La melamina es un componente químico industrial, normalmente utilizado en la fabricación de plásticos, que se añadió a la leche para simular un mayor contenido en proteínas y disimular así que había sido cortada con agua.