•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP
El presidente Barack Obama firmó una orden ejecutiva para derogar la prohibición de dar fondos federales a grupos internacionales que promueven o realizan abortos, dijeron fuentes oficiales a The Associated Press ayer viernes.

La medida, que estaba prevista, despertará críticas entre los enemigos del derecho de aborto tanto como elogios de sus partidarios.

La llamada “política de Ciudad de México” prohíbe usar fondos de contribuyentes estadounidenses para financiar grupos internacionales de planificación familiar que ofrecen abortos o proveen información o asesoramiento sobre el aborto. También se le conoce como la “regla de mordaza global”, porque prohíbe otorgar fondos a grupos que siquiera mencionan el aborto como alternativa a un embarazo indeseado.

El presidente republicano Ronald Reagan instituyó la medida en 1984, el demócrata Bill Clinton la derogó en 1993, y el republicano George W. Bush la reinstauró en 2001, en una de sus primeras medidas de gobierno.

Las fuentes --un dirigente demócrata y un alto funcionario-- hablaron bajo la condición de anonimato porque no estaban autorizadas a anticiparse al anuncio.

La derogación, un día después del 36 aniversario del fallo de la Corte Suprema Roe versus Wade, que legalizó el aborto, fue firmada en un acto discreto.

No es ninguna sorpresa
La acción no causó sorpresa, pues tanto Obama como la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, que supervisará la ayuda al exterior, habían prometido acabar con la prohibición del aborto durante su reñida campaña presidencial. Clinton visitó ayer la Agencia para el Desarrollo Internacional, un organismo dependiente de la Secretaría de Estado. La ADI es el principal canal de distribución de la ayuda internacional.

Obama ha dedicado sus primeros días en el cargo a firmar órdenes ejecutivas que anulan pautas del gobierno de George W. Bush, tanto en política exterior como en tareas del gobierno. Pero hasta ahora se había abstenido de lidiar con temas que tienen gran impacto a nivel ideológico y emocional, especialmente la cuestión del aborto.