•  |
  •  |

El gobierno colombiano envió una carta de protesta a la cancillería nicaragüense en respuesta a un comentario del presidente Daniel Ortega, quien se refirió al dirigente de la guerrilla de las FARC, Manuel Marulanda, como "querido hermano", publicó en su sitio Web el diario británico BBC Mundo.

En los últimos días Daniel Ortega también se mostró decepcionado por el fin la gestión mediadora del presidente venezolano, Hugo Chávez, con las FARC para tratar de lograr la liberación de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y de más de 40 rehenes de alto perfil.

El presidente de Nicaragua llegó a afirmar que existe el "riesgo de que asesinen a Ingrid", y pidió que "no la vayan a asesinar, para culpar a la guerrilla (...), porque a esos extremos llega esa confrontación en Colombia".

En el comunicado con la firma del canciller Fernando Araújo dirigido a su homólogo de Nicaragua, Samuel Santos López, el gobierno colombiano se quejó por "las expresiones del Jefe de Estado nicaragüense, al referirse en términos desobligantes frente a los procesos que son del fuero interno del Gobierno colombiano".

Además, el gobierno colombiano criticó a Ortega por emplear términos de familiaridad con las FARC "sin consideración con las miles de víctimas de sus delitos atroces".

"El Gobierno Nacional agradece todo tipo de solidaridad y apoyo frente a la lucha que el pueblo de Colombia libra contra el flagelo del terrorismo, pero de igual forma está obligado a repudiar frases de hermanamiento con terroristas, más cuando ellas provienen del Jefe de Estado de una Nación democrática que tanto ha sufrido en su pasado por causa de la violencia", manifiesta la carta enviada por la cancillería.

Ortega y las FARC
Según el corresponsal de la BBC en Colombia, Jeremy McDermott, los vínculos de Ortega y su gobierno sandinista con las FARC al parecer se remontan a más de 20 años.

"Fuentes de inteligencia colombianas señalaron que las FARC históricamente han tenido vínculos con los sandinistas y recibieron armas de las guerras civiles centroamericanas de la década de los 80", explicó McDermott.

Los comentarios de Ortega se produjeron un día después de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) emitiese un importante fallo referente a la disputa territorial que enfrenta a Colombia y Nicaragua.