•  |
  •  |
  • EFE

Un temporal descargó 30 centímetros de nieve en algunas zonas del estado de Kansas, donde 70 mil personas están sin electricidad, y avanza con su carga de hielo hacia el noreste de Estados Unidos.

El Servicio Meteorológico Nacional temía que el mal tiempo golpease de lleno al estado de Oklahoma, donde unas 125 mil  personas no tienen electricidad desde el fin de semana, cuando azotó otra ola de frío canadiense.

No obstante, la tormenta cambió su trayectoria en el último minuto y atravesó por Kansas, al norte de Oklahoma, de camino hacia Illinois, Indiana, Michigan, Ohio, Pensilvania, Nueva York, Vermont, Nueva Hampshire y Maine.

El Servicio Meteorológico ha emitido advertencias de temporal para todas esas regiones. Para el norte del estado de Nueva York prevé, por ejemplo, entre 20 y 30 centímetros de nieve, mientras que el sur de Michigan podría recibir casi medio metro.

Kansas sufrió hoy el embate pleno de la tormenta. Según las autoridades estatales, 72 mil personas están sin electricidad y 2 mil 300 se han refugiado en los 60 albergues abiertos por la Cruz Roja de Estados Unidos, la Guardia Nacional de Kansas y otras organizaciones de ayuda.

Los ciudadanos de Oklahoma, sin embargo, respiraron aliviados, pues sólo recibieron unos 15 centímetros de nieve.

Equipos de las compañías eléctricas trabajan para restablecer el tendido tras la tormenta del fin de semana pasado, que produjo el mayor apagón de la historia de Oklahoma.

En total, un millón de viviendas y negocios se quedaron sin energía en ese estado, así como en Kansas y Misuri. Además, 38 personas murieron, principalmente en accidentes automovilísticos en Oklahoma.