•  |
  •  |
  • END

KABUL / AFP
Por lo menos cinco civiles murieron ayer en la explosión de un coche bomba en Kabul, mientras que otras nueve personas, rebeldes talibanes en su mayoría, perecieron en combates registrados en el este de Afganistán, en otra jornada marcada por la violencia.

La explosión de un coche bomba frente al cuartel general de la policía de Kabul y cerca de la oficina del gobernador provocó ayer la muerte de cinco civiles, informó el ministerio de Interior afgano.

El atentado fue reivindicado por un portavoz de los talibanes, Zabihulla Mujahed, quien indicó que la explosión tenía como objetivo atacar a las fuerzas policiales.

“Un coche repleto de explosivos estalló cerca del cuartel del gobernador”, anunció a la AFP Zemarai Bashary, portavoz del ministerio del Interior.

“Han muerto cinco civiles y dos policías están heridos. También hay civiles heridos, pero desconocemos el número”, agregó.

Al menos siete personas fueron atendidas en un hospital, aseguró el coordinador nacional de servicios de ambulancias, Badrt Rija Badar.

En el barrio atacado, situado en el centro de Kabul, están las oficinas del gobernador, un tribunal y las oficinas de la policía. El coche bomba fue estacionado fuera del cuartel del gobernador.

Según el ministro del Interior, esta explosión “no tiene precedentes” y parece responder a “una nueva estrategia terrorista”.

Un segundo artefacto, accionado a distancia, estalló cerca de la prisión de Kabul, aunque sólo provocó algunos daños materiales.

El pasado 5 de diciembre, al menos 13 personas, seis militares y siete civiles, murieron en un atentado suicida cometido con coche bomba por los talibanes, que apuntaban a un autobús del ejército en Kabul.

En diferentes combates en el este del país murieron nueve personas. Cuatro rebeldes islamistas y un policía fallecieron el viernes en la provincia de Paktika durante una emboscada de los talibanes contra un vehículo policial que escoltaba un camión de carburante destinado a las fuerzas de la OTAN.

Otros tres talibanes murieron el viernes en los alrededores de Paktika cuando explotó una bomba que trataban de transportar.