•   BRASILIA  |
  •  |
  •  |
  • AP

Los presidentes de Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay y Venezuela, exponentes de la izquierda latinoamericana, se reunirán antes que inicie, mañana, el círculo de debates del Foro Social Mundial para discutir salidas a la crisis financiera internacional, anunció el gobierno brasileño. Los gobernantes Evo Morales, Bolivia, Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil, Rafael Correa, Ecuador, Fernando Lugo, Paraguay, y Hugo Chávez, Venezuela se reunirán en la ciudad amazónica de Belém. "El encuentro -presidencial-, será una oportunidad para analizar el impacto de la crisis económica en América Latina e iniciativas que puedan ser desarrolladas para enfrentarla", expresó el portavoz presidencial brasileño Marcelo Baumbach.

La crisis es también el tema de la conferencia del FSM en el que estarán los cinco presidentes, titulada "América Latina y el desafío de la crisis internacional". En dicha conferencia, Lula se pronunciará por "una salida a la actual crisis que incluya no solo nuevos caminos económicos y financieros, sino también la construcción de un nuevo modelo productivo y de consumo que será ambientalmente sustentable", según Baumbach.

Por su parte, Morales comentó en La Paz que su presencia en el foro es parte de su lucha por la igualdad de los pueblos. "Mañana, estaré en Brasil invitado por los movimientos sociales, escuchando a los dirigentes, así es como nos complementamos y alimentamos juntos en la lucha permanente por la igualdad de los pueblos", declaró Morales.

Están previstas hasta el domingo, fecha de la clausura del FSM, 2.500 actividades entre conferencias, debates, entrevistas colectivas, etcétera, a cargo de las 5.600 organizaciones presentes en el foro, de 150 países, bajo la mirada de más de 4.000 periodistas que esperan con interés la presencia de los mencionados presidentes.

Ante la posibilidad de que Lula pudiera ser abucheado como ocurrió en 2005 -cuando los activistas más radicales del Foro aplaudieron a Hugo Chávez-, la gobernadora del Estado de Pará, Ana Júlia Carepa, ha respondido, sin darle importancia, diciendo que el foro es un lugar "de debate, pero también de crítica".