•   JERUSALEN  |
  •  |
  •  |
  • AP

El nuevo enviado de Estados Unidos a Medio Oriente, George Mitchell, visitó Cisjordania, sede del gobierno pro-occidental del presidente palestino Mahmud Abbas, tratando de consolidar el cese de fuego en la franja de Gaza, aunque no piensa dialogar con los dirigentes de Hamas, que controlan este territorio.

Mientras Mitchell visitaba la población de Ramalla, donde tiene su sede la Autoridad Palestina liderada por Abbas, continuaban cayendo cohetes lanzados por milicianos islámicos en el sur de Israel, y las tropas israelíes lanzaban ataques contra nuevos objetivos.

Tras su entrevista con Abbas, Mitchell preveía reunirse con el primer ministro de Cisjordania, Salam Fayyad. Sus asesores informaron que no se reunirá con Hamas, una organización que tanto Israel como Estados Unidos y la Unión Europea consideran un grupo terrorista.

Primera ronda de conversaciones
Mitchell realizó el miércoles su primera ronda de conversaciones con líderes regionales en El Cairo y Jerusalén, a fin de determinar qué pasos adoptará el gobierno de Barack Obama con el propósito de reanudar las negociaciones de paz tras la devastadora ofensiva militar contra Gaza.

Pero un nuevo estallido de violencia en Gaza puso de manifiesto la prioridad inmediata de Mitchell: afianzar el cese del fuego, que ya lleva 10 días. Los palestinos dispararon el jueves por la madrugada un cohete contra Israel, y residentes de la población de Jan Yunis, en el sur de Gaza, dijeron que un bombardeo aéreo israelí hirió a un hombre que conducía una motocicleta y a cinco peatones, entre ellos unos niños que retornaban a sus hogares desde la escuela.

El ejército de Israel dijo que atacó al motociclista pues habría participado el martes en un ataque con explosivos en la frontera entre Gaza e Israel que mató a un soldado israelí e hirió a otros tres. El miércoles, tropas israelíes bombardearon lo que se dijo eran túneles para introducir armas y una fábrica de armas. No se informó de víctimas.