•  |
  •  |
  • AFP

Los transportes estaban perturbados esta mañana en Francia, donde los sindicatos convocaron a una huelga nacional contra la política de Nicolas Sarkozy, mientras se espera que 10% de los vuelos sean anulados en el aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle y 30% en el de Orly, cerca de París. El tráfico estaba particularmente perturbado en los trenes regionales y los de la región de París, con sólo 35% de los trenes en varias regiones, indicó la dirección de ferrocarriles (SNCF).

A nivel nacional, la circulación de vehículos era más o menos la misma que en un día normal en los alrededores de las grandes ciudades como Lyon, Burdeos, Marsella y Toulouse, según Centro Nacional de Información y de Coordinación de la Ruta (CNICR). "Las personas estaban bien informadas sobre la huelga y partieron más temprano que de costumbre, explicó un responsable del CNIRC. Los atascos alcanzaban unos 90 km, inferior a lo observado durante otras grances huelgas".

Recorte de funcionarios
Todas las centrales sindicales, así como los partidos de izquierda franceses, llamaron a una jornada de huelga a nivel nacional, el primer gran conflicto desde que estalló la crisis, en septiembre pasado, en defensa del empleo, del poder adquisitivo y de los servicios públicos. En este contexto de crisis, la protesta está dirigida contra la política del gobierno de Nicolas Sarkozy y una serie de controvertidas reformas del mercado laboral, la justicia, el sector audiovisual, la salud y el servicio público, que sufrirá un importante recorte del número de funcionarios.

En París, el transporte público de pasajeros, metro, autobús y tranvías, estaba perturbado pero menos que lo que se había previsto, salvo una línea interurbana que se encontraba prácticamente paralizada.

Otras decenas de manifestaciones están previstas en las principales ciudades francesas. En París están previstas seis marchas, que partirán desde distintos puntos de la capital para converger hacia la plaza de la Opera.