•  |
  •  |
  • END

El alto el fuego en la franja de Gaza peligraba ese jueves por el disparo de cohetes palestinos y un bombardeo israelí que causó 18 heridos, mientras el enviado de Estados Unidos, George Mitchell, se reunió en Cisjordania con el presidente palestino Mahmud Abas.

Mitchell fue recibido por el presidente de la Autoridad Palestina en su cuartel general en Ramala (Cisjordania) y, al término del encuentro, abogó por “consolidar un alto el fuego duradero” en la franja de Gaza.

Asimismo, en declaraciones a la prensa, Mitchell señaló también que la administración del presidente Barack Obama trabaja en pos de una “paz duradera” en Oriente medio y se siente comprometida con la creación de un Estado palestino independiente, “que coexista en paz y seguridad” con Israel.

Considerado como un aliado de Washington, Abas no ejerce poder alguno en Gaza, de donde fue expulsado junto con su movimiento Fatah por los islamistas de Hamas en junio de 2007.

Abas, principal interlocutor

Sin embargo, Abas sigue siendo el principal interlocutor de la comunidad internacional a la hora de tratar de lograr una solución negociada del conflicto israelo-palestino.

Antes de la reunión entre Mitchell y Abas, dos cohetes fueron disparados por militantes palestinos desde Gaza contra el sur de Israel, sin causar víctimas, según el ejército.

Se trata de los primeros cohetes disparados contra Israel desde la entrada en vigor del alto el fuego, que puso fin a 22 días de ofensiva israelí en Gaza.

Ataque israelí nocturno

Por su parte, la aviación israelí reaccionó con un ataque nocturno en la zona de los túneles usados para el contrabando entre el sur de la franja de Gaza y Egipto.

También llevó a cabo un ataque aéreo que hirió a 18 personas --11 escolares, un policía de Hamas y seis civiles--, según testigos y fuentes médicas.

El ejército explicó que ese ataque estuvo dirigido contra un “terrorista” implicado en el ataque que el martes mató a un soldado israelí en las inmediaciones de la franja de Gaza y al que el Estado hebreo ya respondió con varios ataques.

El viceministro de Defensa, Matan Vilnai, previno que Israel reaccionará a la reanudación de los disparos de cohetes.

Ante estas nuevas tensiones, el jefe de la diplomacia francesa, Bernard Kouchner, dijo estar “preocupado” y advirtió del peligro de “volver a caer en la guerra”, en unas declaraciones en Davos (Suiza), al margen del Foro Económico Mundial.

Kouchner también se congratuló por los esfuerzos de Mitchell, con quien se reunirá el lunes en París y que, en su opinión, “aporta una visión nueva y una implicación estadounidense necesaria”.

En la sede de Davos, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también habló sobre la reanudación de los disparos de cohetes palestinos y la respuesta israelí y consideró que esos hechos demuestran que el actual “alto el fuego es muy frágil” y que “hay que hacerlo duradero”.

Además, Ban anunció que la ONU pedirá 613 millones de dólares para ayudar a los habitantes de Gaza.