•  |
  •  |
  • END

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, ratificó ayer jueves que los militares suspenderán operativos en las zonas que les indique el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) como parte del proceso para la liberación de secuestrados en manos de las FARC.

Por su parte, el general Freddy Padilla, comandante de las fuerzas militares, dijo a la prensa que “nuestras tropas son tropas disciplinadas y se les dará una orden perentoria muy clara, muy precisa, y ellos la cumplirán” en torno a cesar operativos en la zona que se acuerde.

El CICR y la senadora Piedad Córdoba, que ha trabajado en busca de la libertad de los rehenes, han dicho que el domingo comenzará la entrega de seis secuestrados que las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron en diciembre que pondrían en libertad.

En las liberaciones pasadas “se ordenó un cese de operaciones por 24 horas”, dijo Santos a reporteros en el ministerio.

“Vamos a ver qué áreas, qué tan extensa será esa área o áreas donde estén los secuestrados para facilitar su liberación”, agregó el ministro.

Santos no dijo si la suspensión de operativos también sería esta vez por 24 horas.

El operativo de entrega

De forma general, en las últimas liberaciones el sistema que operó fue que helicópteros con insignias del CICR se desplazaron hasta un punto del territorio colombiano, previamente fijado de forma confidencial entre las FARC, miembros del organismo humanitario y mediadores, y recogieron a los rehenes.

Los militares conocen de la zona donde se recoge a los secuestrados por lo menos 36 horas antes de la efectiva liberación y de boca de la Cruz Roja o mediadores, y entonces es que se ordena la suspensión de operativos castrenses o el retiro de personal militar.

Yves Heller, vocero del CICR, ratificó en la jornada a periodistas que por razones de seguridad y confidencialidad no se revelarán los sitios exactos donde se recogerá a los secuestrados y que serán dos helicópteros los que participarán en la operación.

Hasta ahora tampoco se ha dicho oficialmente si el domingo serían liberados uno o más de los seis secuestrados, o si el operativo se podría extender otros días.

Los dos helicópteros que se utilizarán esta vez son del ejército brasileño y tienen una autonomía de cinco horas de vuelo, dijo en la jornada el general Padilla, quien destacó que ese tiempo “es suficiente para ir a cualquiera de los sitios donde se prevé recoger a los secuestrados”.

Fue el CICR el que solicitó que las naves que participaran fueran extranjeras, con al menos cinco tripulantes cada una.

El origen de los helicópteros, aunque no fue mencionado oficialmente por las FARC, sí pareció ser un punto clave en la confianza de los rebeldes para proceder a la liberación, y porque en julio perdieron a 15 de sus más valiosos rehenes, incluyendo a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, cuando un comando militar los rescató fingiendo ser una misión humanitaria a bordo de un helicóptero.