Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La Policía detuvo ayer jueves a ocho bolivianos, ligados con el asesinato de un empresario petrolero y el robo de 450,000 dólares, entre los que figura el propio abogado de la víctima, mientras se investiga si el dinero tenía como destino una coima para funcionarios públicos en Bolivia.

“Ayer (miércoles) se detuvo a tres personas en Cochabamba (centro) involucrados en el hecho”, informó en conferencia de prensa el jefe de la Policía de Investigaciones de Bolivia, FELCC, coronel Fernando Figueredo. Acotó que los detenidos (dos hombres y una mujer) señalaron como autor intelectual al abogado Fernando Córdova, asesor legal del empresario asesinado, Jorge O’Connor Darlach, quien además figuraba en las investigaciones como testigo ocular del hecho de sangre, producido el martes en un barrio de La Paz.

Otras cinco personas más fueron aprehendidas, informó el jefe policial.

O’Connor Darlach (37 años) fue baleado en la vía pública, luego de que cuatro sujetos le robaran 450,000 dólares y una computadora portátil.

O’Connor era ejecutivo de la empresa privada Catler-Uniservice, que se adjudicó en julio pasado la construcción de una planta separadora de líquidos de gas, al este de Bolivia, por un costo total de 86 millones de dólares, propiedad de la estatal petrolera YPFB.

Investigaciones continúan

Consultado el coronel Figueredo si el dinero robado (que aún no fue recuperado en un 100%) tenía como destino el pago de alguna coima a algún funcionario de YPFB, por pagos de la obra, sólo afirmó: “Todo está en proceso de investigación”.

De manera paralela, el partido opositor Podemos planteó en el Senado conformar una comisión para indagar si los 450,000 dólares correspondían a un soborno para ejecutivos de YPFB, pues la empresa Catler-Uniservice había recibido un pago bancario hace cuatro días de 4.5 millones de dólares.