•  |
  •  |
  • AP

Rusia dará a Cuba préstamos para comprar equipo industrial y agrícola, bajo un nuevo acuerdo firmado entre el presidente Dimitri Medvedev y su colega cubano Raúl Castro, quien realiza una visita de una semana a Rusia dirigida a profundizar los lazos entre los antiguos aliados de la Guerra fría. Funcionarios del Kremlin se negaron a revelar el monto de los préstamos ni cuáles equipos iban a ser adquiridos con ellos. El viceprimer ministro Igor Sechin manifestó que el acuerdo era confidencial, pero no explicó por qué. Medvedev y Castro supervisaron la firma de 10 acuerdos en total, incluyendo un memorándum sobre cooperación de energía.

La semana pasada, medios de prensa rusos dijeron que importantes compañías petroleras del país habían prometido ayudar a Cubapetróleo con exploraciones, producción, refinado y otros aspectos de la industria. Rusia además prometió proveer a Cuba con 25.000 toneladas métricas de granos para ayudar al país a lidiar con los efectos del azote de tres huracanes el año pasado.

Castro, en su primer viaje a Moscú en 25 años, dijo a Medvedev que su visita de fin de semana será un hito en las relaciones bilaterales. Antes de la desintegración de la Unión Soviética en 1991, Moscú aportó miles de millones de dólares en comercio y subvenciones a la maltrecha economía cubana y La Habana fue el aliado incondicional de Moscú en América Latina durante la Guerra Fría. Empero, tras la caída del sistema comunista soviético, desapareció esa ayuda y los contactos diplomáticos se redujeron al mínimo.

Ahora una vez más Rusia corteja a Cuba y a otros países latinoamericanos para aumentar su influencia en la región históricamente dominada por Estados Unidos. El comercio bilateral apenas alcanzó el año pasado los 239 millones de dólares -una cifra que Medvedev consideró que podría incrementar por la vía rápida.

"Estoy convencido que tenemos una condiciones muy buenas para situar nuestras relaciones en un nivel estratégico. Tenemos un potencial muy bueno para desarrollarlas", expresó Medvedev a Castro al comenzar el encuentro. "Indudablemente este es un momento muy importante, un hito clave en las relaciones entre Rusia y Cuba".