•  |
  •  |
  • AFP

La campaña electoral para las elecciones provinciales en Irak concluyó horas después del asesinato de tres candidatos y dos miembros de la Comisión Electoral. Desde ese momento y hasta la apertura de los colegios electorales, los candidatos de 14 de las 18 provincias del país no tendrán derecho a reunirse, ni a realizar discursos públicos o por televisión sobre las elecciones.

"La campaña ha terminado y hemos puesto en marcha varios equipos para asegurarnos de que no hay violaciones" de la ley electoral, declaró un miembro de la Comisión. Unos 15 millones de votantes acudirán a las urnas para las primeras elecciones en más de tres años en Irak. En total, 14.431 candidatos se disputarán los 440 escaños en los consejos provinciales. Estas instancias nombran al gobernador de la provincia, gestionan la administración local, lanzan y financian los proyectos de reconstrucción, aunque las fuerzas de seguridad siguen bajo el control de Bagdad.

Estas elecciones son consideradas como una gran prueba de la capacidad de las fuerzas iraquíes para mantener la seguridad, cuando las fuerzas norteamericanas deben abandonar el país antes de junio de 2009, según el acuerdo firmado en noviembre entre Irak y Estados Unidos. Previo a la votación, que se desarrollará este domingo, se reforzará la seguridad en todo el país: toque de queda por la noche, prohibición a los civiles de llevar armas, cierre de las fronteras internacionales, provinciales y de los aeropuertos y restricciones drásticas de la circulación de cualquier vehículo no autorizado.