elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AP

La sexta ronda de negociaciones entre Centroamérica y la Unión Europea, UE, para la firma de un acuerdo de asociación que incluye un tratado comercial cerró sin compromisos concretos para dos de los productos más sensibles: banano y azúcar. El negociador costarricense Roberto Echandi manifestó que los centroamericanos tienen claro que la oferta europea para el banano y el azúcar debería facilitar un trato preferencial a la región respecto a otros productores; una posición en la cual admitió Echandi "no está precisamente cerca".

Hubo avances importantes
En una teleconferencia desde la capital belga, Echandi señaló que en la ronda hubo avances importantes, como el cierre del capítulo de solución de controversias y fue optimista respecto a pronosticar que las negociaciones puedan culminarse en el primer semestre del año. Echandi declinó ahondar en detalles debido a que existe un acuerdo entre ambas regiones para no divulgar detalles sobre los productos sensibles, con el fin de evitar presiones de países que no están involucrados en el proceso.

Echandi expuso que en la parte política del acuerdo de asociación quedan dos temas "sensibles": la Corte Penal Internacional y el Fondo de Crédito Económico Financiero, los cuales "no dependen del trabajo a nivel técnico" sino de decisiones de las más altas autoridades políticas. De aspectos puntuales por resolver, Echandi adelantó que los jefes negociadores de cada país participarán en otra reunión la primera semana de marzo en Bruselas, a pocos días de la séptima ronda que se efectuará en Honduras a partir del 30 de ese mismo mes.

"Ahí trataremos de cerrar temas que ya casi están listos, como compras del sector público, defensa comercial en general y normas técnicas y competencia. Lo que viene es el inicio de la etapa final de negociaciones... ambas partes tendrán que ceder, tener flexibilidad porque solo así se negocia", apuntó. Centroamérica y la UE mantienen conversaciones desde hace un año y medio. En la ronda anterior en Guatemala, los europeos habían aceptado mejorar la oferta al incluir al camarón y etanol en el sistema general de preferencias.