•  |
  •  |
  • END

LONDRES / AFP

Un manto blanco cubría ayer lunes gran parte de Europa occidental, provocando grandes problemas en los transportes, especialmente en el Reino Unido, donde cayeron las mayores nevadas en casi dos décadas.

Un 20% de los londinenses no logró llegar a sus lugares de trabajo, tras despertarse en la mañana con la ciudad cubierta por una gruesa capa de nieve y con el tránsito casi paralizado, lo que obligó a cerrar las escuelas, haciendo felices a cientos de miles de niños.

“Consideramos estas nevadas como extremas condiciones climáticas”, indicó el servicio meteorológico británico (MET), que pidió a los habitantes permanecer en sus casas y no salir, salvo en caso de “extrema necesidad”.

El servicio meteorológico indicó que la tempestad de nieve --la más fuerte en los últimos 18 años-- va a arreciar, hasta al menos el martes en la mañana, y que las perturbaciones en autobuses, trenes y aeropuertos probablemente vayan a continuar, hasta el viernes, así como las bajas temperaturas.

20 centímetros de nieve sobre Londres

A mediados de la tarde de ayer, lunes, veinte centímetros de nieve habían caído en la capital británica, donde varias líneas de metro están parcial o totalmente cerradas, y donde el servicio de autobuses fue suspendido durante toda la jornada.

Las nevadas obligaron también a cerrar varios tramos de autopistas, en particular la M25, que circunvala la capital, una de las más frecuentadas del país.

Los aeropuertos londinenses también han sido afectados por la excepcional tormenta de nieve: numerosas pistas fueron cerradas y cientos de vuelos fueron cancelados en Heathrow, Gatwick y Luton, mientras el City Airport, en el centro de Londres, suspendió sus operaciones.

La compañía de ferrocarriles Southeastern, que opera en Kent y en Sussex (sudeste), anunció que había anulado todos sus trenes hacia Londres. En Gales, partes de Escocia y en el sur del Reino Unido el tránsito está casi paralizado.

Vacaciones “forzadas”

“Es un inesperado día de vacaciones”, dijo Anne Foster, profesora de un colegio del centro de Londres, que trató de ir al trabajo, pero regresó feliz a su casa, a tomar té y a admirar su jardín cubierto de nieve. “Y quizá volverá a nevar toda la noche de hoy”, dijo, sin ocultar su alegría.

Asimismo, tres estudiantes colombianas se deleitaban jugando con la nieve en una calle de Islington, norte de Londres. “Nunca habíamos visto nieve, me encanta. Pero me tocará irme caminando al trabajo en la tarde”, dijo Lucía Gómez, de 19 años, que trabaja en un restaurante en el norte de la capital.

Mientras, una fuerte nevada caída sobre la capital francesa y el congelamiento de la calzada causaron una decena de accidentes en la región parisina sin provocar heridos, indicaron fuentes oficiales.

Varios vuelos previstos en los aeropuertos parisinos de Orly y de Roissy Charles de Gaulle sufrieron retrasos.

En Italia, tres personas murieron el domingo debido a las condiciones climáticas, que obligaron a evacuar a 500 personas.

En España, fuertes nevadas caídas el domingo en numerosas partes del país perturbaron seriamente el tráfico por carretera.

Varios tramos de las dos autovías madrileñas debieron ser cerrados temporalmente a la circulación, indicó la Dirección General de Tráfico (DGT).

Una tormenta interrumpió, además, el tráfico marítimo desde el puerto español de Algeciras (Andalucía, sur) hacia Marruecos, indicaron las autoridades.