•  |
  •  |
  • END

SAN SALVADOR / AFP

Con 122 alcaldías, tras conseguir el domingo una más, la derecha salvadoreña consolida su hegemonía en los municipios del país, mientras la izquierda, alentada por las encuestas, intensifica su lucha para conseguir la presidencia el 15 de marzo.

La Alianza Republicana Nacionalista (Arena) se apuntó el domingo otra victoria en San Agustín, donde hubo que repetir la elección municipal para deshacer el empate con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda).

Tras esta victoria simbólica, la derecha gobernará en 122 de las 262 alcaldías, según el nuevo mapa surgido en la elección del 18 de enero, entre ellas, la capital San Salvador, que le arrebató al FMLN. No obstante, ha perdido 26 alcaldías con respecto a los comicios de 2006.

La ex guerrilla, por su parte, conquistó 75 alcaldías en solitario y otras 21 más en coalición con Cambio Democrático (CD, socialdemócrata) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC). Durante el anterior período, el FMLN gobernó en 58 alcaldías.

“Se puede decir que El Salvador tiene un nuevo mapa político a nivel municipal que refuerza la presencia territorial del FMLN en detrimento de los partidos de derecha. No obstante, se podría afirmar que todos, unos más que otros, perdieron algo en estas elecciones”, señaló en un análisis la jesuita Universidad Centroamericana (UCA).

En el terreno legislativo, el FMLN es la fuerza mayoritaria, con 35 diputados, pero el Congreso unicameral de 84 escaños seguirá dominado por la derecha que, además de los 32 parlamentarios de Arena, cuenta con el apoyo de los 11 del Partido de Conciliación Nacional (PCN), y de los cinco diputados del PDC. El CD obtuvo un diputado.

La derecha tendrá el control de todas las decisiones de mayoría simple (43 votos), pero deberá negociar con el FMLN la aprobación de leyes y préstamos que requieren de la mayoría calificada de 56 votos.

Los dos partidos tienen ahora la vista puesta en la elección presidencial del 15 de marzo.