•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció ayer martes que Tom Daschle, quien fuera designado para ser su secretario de Salud y estaba en problemas con el fisco, le pidió no ocupar el cargo. “Esta mañana, Tom Daschle me pidió que renuncie a nombrarlo como secretario de Salud y de Servicios Sociales. Acepto esta decisión con tristeza y lo lamento”, dijo Obama en un comunicado.

“Ahora tenemos que seguir adelante con nuestro plan para revitalizar la economía y devolverle el trabajo a la gente”, continuó el presidente.

Daschle dijo que decidió pedir que se retire su nombre porque no desea ser una distracción para el ambicioso plan de Obama de reforma del sistema de salud estadounidense.

“Necesitamos que la mejor cobertura médica en Estados Unidos esté al alcance de todos”, dijo Daschle en una declaración publicada por la Casa Blanca. “Vidas y medios de vida están puestos en juego”, añadió.

Otra funcionaria con mismos problemas

La decisión de Daschle salió a la luz horas después de que la nominada para encargarse del control presupuestal de la Casa Blanca, Nancy Killefer, renunciara a su nombramiento, también por problemas personales con el fisco de Estados Unidos.

Estas dos renuncias casi simultáneas representan el primer gran desafío de la naciente tarea de Obama como presidente, y significan una prueba difícil para su promesa de conducir a Washington a una nueva era, cuando se multiplican las polémicas, los problemas partidarios y los escándalos.

El lunes, Daschle se disculpó por lo que consideró como “errores” que le costaron 128,000 dólares en pagos de impuestos más unos 12,000 dólares de intereses.