•  |
  •  |
  • END

VILLAVICENCIO, COLOMBIA / AFP

La guerrilla colombiana, FARC, liberó ayer martes al ex gobernador Alan Jara tras siete años y medio de secuestro, en la continuación del proceso por el cual entregó a tres policías y a un militar, y que prevé, además, la liberación el jueves de un ex diputado.

“El martes 3 de febrero, en la zona rural del departamento del Guaviare, las FARC-EP entregaron a la senadora Piedad Córdoba y a (tres) delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) al ex gobernador del (departamento de) Meta, Alan Jara”, señaló el organismo humanitario en un comunicado.

El helicóptero facilitado por Brasil había partido a las 08H50 locales (13H50 GMT) del aeropuerto de Villavicencio (90 km al sureste de Bogotá) para recibir a Jara, de 51 años, rehén desde el 15 de junio de 2001. Cinco horas y 20 minutos más tarde, la aeronave regresó con el político.

Visiblemente demacrado y con dificultades para caminar, Jara se bajó y de inmediato abrazó a su esposa, Claudia Rujeles, y a su hijo, Alan Felipe, que lo recibieron con lágrimas. El ex rehén vestía camisa de manga corta, un pantalón vaquero azul y un sombrero tipo safari.

“Tengo dos problemas de salud, pero estamos bien. Les envío un saludo de esperanza a mis compañeros (que siguen secuestrados). Hoy hubo un milagro y habrá más”, señaló el político en un primer encuentro con periodistas que lo aguardaban en el aeropuerto local.

Uribe por poco echa al traste liberación

Luego se encontró con miembros del grupo “Colombianos por la paz”, que lidera la senadora Córdoba, que le entregaron un ramo de flores y le vitorearon. Finalmente, Jara fue trasladado a un exclusivo club de la ciudad, donde tiene prevista una rueda de prensa.

Jara fue entregado tras una polémica entre el gobierno y el comité civil “Colombianos por la paz” --que gestionó las liberaciones-- sobre la operación en la cual recobraron la libertad el domingo los policías Alexis Torres, Juan Galicia y José Lozano, y el soldado William Domínguez, rehenes desde 2007.

El plan se vio afectado luego de que en la madrugada del lunes el presidente Álvaro Uribe desautorizara a ‘Colombianos por la paz’ para recibir a Jara y a López, alegando que en el operativo del domingo hubo “incitación y estímulo” a FARC.

Uribe parecía aludir a declaraciones de un jefe rebelde al canal multiestatal Telesur, a instancias del periodista Jorge Botero, miembro de la misión humanitaria, denunciando un ataque del Ejército en el que murió un guerrillero y otro fue detenido, lo cual fue negado por los militares colombianos.

Botero denunció a su vez que se violaron las garantías de seguridad ofrecidas por el gobierno, al registrarse sobrevuelos en la zona de las liberaciones, en el departamento de Caquetá (sur).

Pero el mandatario, que admitió las operaciones aéreas, revirtió su decisión más tarde, y aceptó que Córdoba viajara a encontrar a Jara.

Inicia operativo para liberar a Sigifredo

Tras la liberación de Jara comenzará el operativo para rescatar a Sigifredo López, rehén desde el 11 de abril de 2002 y único sobreviviente de un grupo de 12 diputados provinciales --los 11 restantes fueron asesinados en cautiverio el 18 de junio de 2007--, explicó el alto comisionado para la paz del gobierno, Luis Carlos Restrepo.

Luego de estas entregas, las FARC mantendrá aún en su poder a 22 oficiales y suboficiales de la Policía y del Ejército, a quienes exige canjear por sus miembros presos.

Las liberaciones ocurren tras la ‘Operación Jaque’, en la que el Ejército rescató el 2 de julio a la colombo-francesa Ingrid Betancourt, a tres estadounidenses y a 11 uniformados, y un año después de que las FARC aseguraran que no realizarían más entregas unilaterales.

Las FARC constituyen la principal guerrilla colombiana, con unos 7,000 hombres, según el gobierno.