Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

QUITO / AFP

La investigación de un caso de narcotráfico sacó de la carrera electoral a un ex ministro y hombre fuerte del gobierno ecuatoriano, y amenaza ahora con enlodar el inicio de la campaña por la reelección del presidente Rafael Correa.

El ex responsable del Ministerio de Seguridad, Gustavo Larrea, desistió el lunes de su candidatura para la Asamblea Nacional (Congreso) acosado por un escándalo que parece ir en ascenso.

Larrea se apartó de la contienda a raíz de la presunta vinculación de uno de sus ex asesores, Ignacio Chauvín --actualmente prófugo y también dirigente del oficialismo--, con una red del narcotráfico que al parecer exportaba droga con el apoyo de la guerrilla colombiana de las FARC.

Pese a sus esfuerzos por evitar un daño al gobierno, el tema ya se instaló en el centro de la campaña, que se iniciará el 10 de marzo una vez que este jueves concluya el plazo para la inscripción de las candidaturas de cara a los comicios generales del 26 de abril.

“Esto es un asesinato de imagen. Hay sectores interesados, no en dañar mi imagen, sino la gestión del gobierno”, declaró Larrea, reseñado por la prensa como la primera víctima política del caso de los hermanos Ostaiza, investigados por contrabando de drogas.

Dentro del proceso penal, un abogado señalado como amigo de Chauvín y un teniente de la Policía fueron arrestados el martes.

El ex ministro --también mencionado en su momento por Colombia como supuesto contacto de las FARC en Ecuador, en el marco de una crisis diplomática entre los dos países--, dejó entrever que seguirá trabajando en la campaña aunque con un perfil más bajo.

La oposición --que aún no termina de definir las fórmulas que competirán con Correa-- se puso al frente de la fila para lanzar duros dardos contra el presidente.

“Es un asunto sumamente grave que debe ser investigado a profundidad, y sería mucho más grave si se comprueba el financiamiento (con dineros del narcotráfico) de las campañas del Movimiento País” que encabeza Correa, dijo la precandidata de izquierda Martha Roldós.