•   JERUSALEN  |
  •  |
  •  |
  • AP

La policía de la organización Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, decomisó 3.500 de mantas y 4.000 paquetes con alimentos destinados para los residentes necesitados de ayuda, denunció Christopher Gunnes, vocero de la ONU, amenazando con fracturar las relaciones con la organización internacional, una de las principales defensoras del territorio.

El incidente fue "completamente inaceptable", agregó Gunness. Sostuvo que los policías se incautaron ayuda destinada para 500 familias después que las autoridades de la ONU se negaron a entregarla voluntariamente al Ministerio de Asuntos Sociales, bajo control de Hamas. Ya se habían distribuido paquetes similares de ayuda a 70.000 residentes durante las últimas dos semanas.

El ministro de Asuntos Sociales, Ahmad Kurd, no desmintió la acción policial. Acusó en cambio a la ONU de ayudar a grupos locales que tienen lazos con los antagonistas de Hamas. "La UNRWA no hizo lo que dijo que haría y empezó a distribuir la ayuda a grupos que vinculan sus actividades con el activismo político", aseguró Kurd.

La agencia de la ONU proporciona alimentos, educación y atención médica a más de la mitad de los 1,4 millones de residentes en la Franja de Gaza. Hamas está bajo presión para ayudar a la población, que enfrenta más dificultades desde que Israel lanzó una devastadora ofensiva militar de tres semanas, que acabó el 18 de enero. La operación, que buscó que cesaran los ataques con cohetes hacía su territorio, mató a centenares de civiles y dejó miles de damnificados después que sus casas fueron dañadas o destruidas. Naciones Unidas trata de tomar un papel principal en la reconstrucción de la Franja de Gaza, porque Israel y otros gobiernos no quieren tratos con Hamas.