•  |
  •  |
  • AFP

El presidente palestino Mahmud Abbas expresó ante el Parlamento Europeo que las autoridades israelíes deben responder por la ofensiva reciente en la Franja de Gaza, a la que califica como crímenes de guerra, pero insistió en buscar un paz duradera con Israel. En una gira europea para solicitar apoyo a un gobierno de unidad, Abbas relató en su discurso el sufrimiento de los civiles durante el ataque de tres semanas contra los extremistas del grupo Hamas que gobierna ese territorio.

Indicó que impulsará una investigación de los crímenes de guerra en la ofensiva israelí, que terminó el 18 de enero. Por su parte, la Corte Penal Internacional anunció que examinará la petición de la Autoridad Palestina para investigar el caso. "No queremos seguir siendo enemigos de Israel. Ofrecemos nuestra mano para la paz con Israel. Pero lo ocurrido fueron lamentables crímenes de guerra".

El presidente palestino denunció también los ataques a Israel con cohetes desde Gaza, los cuales desataron la ofensiva israelí. "He condenado esos ataques durante años, y los sigo condenando", expresó. "No van en la dirección de la paz". Consideró, sin embargo, que no había comparación entre la ofensiva israelí y los ataques con cohetes, como el perpetrado el martes que dañó vehículos y edificios en la ciudad de Ashkelon, unos 16 kilómetros (10 millas) al norte de Gaza.

Europeos desean la reunificación
Abbas, cuyo gobierno controla Cisjordania, manifestó también a los parlamentarios europeos que deseaba la reunificación de los palestinos y la reconciliación con Hamas. "Nuestras puertas siguen abiertas" para un gobierno de unidad con Hamas, señaló. Abbas precisó que esa unión haría a Hamas parte de una tregua efectiva con Israel, aunque añadió que "Hamas es capaz de respetar un período de paz, sea gobierno o no".

En la Ciudad de Gaza, varios grupos de derechos humanos buscaban evidencias de posibles crímenes de guerra de Israel y Hamas en el pasado conflicto. Ante las violaciones a las leyes de la guerra que cometió Hamas, como los cohetes lanzados hacia ciudades israelíes, las organizaciones se concentran más en las acciones de Israel, que estiman más difíciles de establecer. Los grupos indagan si Israel utilizó una fuerza desproporcionada y si no protegió a los civiles.