•  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, estimó que la economía estadounidense está cada día "más enferma", presumiblemente buscando mantener presión sobre el Congreso y sobre sus adversarios republicanos por una rápida aprobación de su gigantesco plan de reactivación.

Obama siguió tomando como testigo a la opinión pública al publicar en la prensa un artículo en el que denunció vigorosamente el fracaso de las políticas llevadas a cabo por los republicanos y apelando a la legitimidad que le confiere su victoria electoral de noviembre. "Nuestra economía está cada día más enferma y debemos administrar ya el remedio para que los estadounidenses tengan trabajo, para que nuestra economía se reactive y que impulse un crecimiento duradero", aseguró Obama en un llamamiento publicado en el Washington Post, en momentos en que algunos de sus colegas demócratas y los republicanos se oponen en el Congreso a un plan de reactivación.

"A nadie se le escapa hoy que la crisis económica que hemos heredado es la más profunda y la más terrible que hemos conocido desde la Gran Depresión", expresó. "Si no se hace nada, esta recesión puede durar varios años. Nuestra economía perderá cinco millones de empleos adicionales y el desempleo se acercará al 10%. Nuestro país se sumergirá más profundamente en una crisis que en un momento dado corremos el riesgo de no poder reabsorberla", prosiguió el presidente estadounidense.

Obama quiere aprobar en la semana próxima un plan de más de 900.000 millones de dólares en inversiones en obras públicas y en disposiciones sociales, que crearía, según él, más de tres millones de empleos en dos años.