• |
  • |
  • AFP

Miles de personas marcharon en Caracas para respaldar la opción del "No" en el referendo del 15 de febrero sobre una enmienda a la Constitución, promovida por el Gobierno, la cual permitiría la reelección sin límites, aunque este tema ya estuvo incluído en un proyecto de reforma de la Carta Magna impulsado por el mandatario Hugo Chávez y fue rechazado en referéndum en diciembre de 2007.

En el referéndum, el oficialismo promueve la modificación de cinco artículos de la Constitución venezolana de 1999 que permitiría que el presidente Hugo Chávez y todas las personas que ocupan cargos surgidos de las urnas fueran reelegidos sin límite de mandatos. Esta iniciativa es calificada por parte de la oposición, de "atraso" y excusa para que el presidente Hugo Chávez se perpetúe en el cargo y concentre más poder entre sus manos.

La manifestación fue convocada por los principales partidos de oposición y el movimiento estudiantil que durante el recorrido de unos 18 kilómetros desde la redoma de Petare en el este de Caracas, hasta el final de la avenida Libertador en el centro de la ciudad, gritaban "No es no".

Roberto González, un obrero residente de Catia, al oeste de la capital venezolana, opinó estar a favor del "No" "porque no quiero que el presidente siga mandando después del 2012, él quiere acapararlo todo y hay que darle oportunidad a otras personas". De igual manera, Luisana Blanco, joven madre profesional, expresó su rechazo a la reelección sin límites "porque la gente se está dando cuenta de que por el camino que vamos no podemos seguir, debemos reconciliarnos todos porque todos somos venezolanos".

"El presidente Chávez tiene 10 años mandando y no ha hecho nada, no tenemos trabajo ni seguridad", se quejó Jesús Alvarado quien se trasladó desde el estado de Guárico (centro) para apoyar la marcha. Los líderes de oposición reconocieron el gesto del presidente Hugo Chávez que en la víspera conversó vía telefónica con uno de los promotores de la actividad para animarlo a "hacer su marcha en paz".

"Ayer por primera vez el presidente tuvo un gesto de unidad frente al país (...) y dijo que hoy no iba a haber violencia y hoy no hubo violencia. Eso demuestra que la violencia sale de allá porque nosotros queremos una Venezuela de amor, paz y progreso", sostuvo el alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, quien compitió por la presidencia en las elecciones de 2006.