• |
  • |
  • AFP

El balance de muertos en Madagascar ascendió hoy a 28 después de que el sábado la guardia presidencial abriese fuego contra una manifestación de partidarios del alcalde destituido de la capital, provocando un "baño de sangre" que dificultará todo intento de conciliación.

La jornada del sábado marcó un giro en la crisis abierta a mediados de diciembre entre el alcalde electo de la capital malgache, Andry Rajoelina, recientemente destituido por las autoridades, y el presidente del país, Marc Ravalomanana.

Rajoelina se ha convertido en los últimos meses en el principal opositor al presidente y en portavoz de una parte de la población duramente afectada por los dificultades económicas y fuertemente apegada al respeto de las libertades.

Disparan en contra de manifestantes
La guardia presidencial disparó el sábado por la tarde contra los partidarios de Rajoelina a los que éste había llamado a marchar hacia la oficina de Ravalomanana en el centro de la capital, Antananarivo.

"En los tres principales hospitales de la ciudad, se registraron 28 muertos y 212 heridos", declaró el capitán Lala Rakotonirina, jefe del servicio de comunicación de la gendarmería nacional.

"El 90% de los heridos sufre impactos de proyectiles metálicos", afirmó por su parte Eric Rambinison, director técnico del hospital universitario de la ciudad, al que fueron trasladadas la mayor parte de las víctimas.

Con estas víctimas asciende a casi 100 el número de muertos en la ola de violencia que sacude al país desde que comenzó el pulso político entre Rajoelina y Ravalomanana.

La noche del sábado estuvo marcada por intentos de pillaje en varios barrios de la capital, agregó el capitán Rakotonirina.

Hoy por la mañana, la situación estaba tranquila en la capital malgache donde la actividad era prácticamente normal.

Único diario que aparece el domingo, la Gazette publicaba una edición especial. Con el título de "¡Matanza!", una fotografía mostraba en primera página a una de las víctimas del tiroteo, un periodista malgache ensangrentado que trabajaba para la radio-televisión Analamanga.

El tiroteo del sábado tuvo lugar poco después de que Rajoelina afirmase ante los manifestantes haber tomado las riendas de una "autoridad de transición" destinada, en su opinión, a remplazar al poder de Ravalomanana.

Estabilidad se ve obstaculizada
Este anuncio y los disparos de la guardia presidencial dificultan aún más los esfuerzos de la comunidad internacional por organizar un encuentro entre los dos hombre fuertes de Madagascar.

Queda por ver si el elevado balance de muertos del sábado, que ha conmocionado a los malgaches, será un elemento salvador y un augurio del endurecimiento de las posiciones de los dos bandos.

"La lucha continúa", declaró Rajoelina hoy al término de una visita a sus seguidores heridos, al tiempo que llamaba a una jornada de duelo nacional el lunes.

En el Vaticano, el papa Benedicto XVI se declaró "vivamente preocupado por el periodo particularmente crítico" que atraviesa Madagascar.