• |
  • |
  • AFP

El presidente boliviano, Evo Morales, posesionó este domingo un "gabinete plurinacional" de 20 ministros, tras la promulgación el sábado de la nueva Constitución con la que pretente realizar reformas en su país, el más pobre de Sudamérica.

El mandatario ratificó a trece de sus antiguos ministros, entre ellos los polémicos Walker San Miguel (Defensa), Alfredo Rada (Interior) y Juan Ramón Quintana (Presidencia), sobre quien pesa una investigación congresal por el contrabando de productos contenidos en 33 camiones.

Creación de nuevos ministerios
Para impulsar sus transformaciones Morales creó además los ministerios de Autonomía, de Medio Ambiente y Aguas, de Culturas y de Transparencia Institucional y Lucha Contra la Corrupción.

El "primer gabinete plurinacional", como lo definió Morales, impulsará los cambios a la luz de la nueva Constitución de 411 artículos aprobada el sábado y que requiere para su pleno ingreso en vigor de al menos un centenar de normas colaterales que la sustenten.

Los veinte nuevos ministros -antes eran 17- dirigirán además las elecciones generales previstas para el 6 de diciembre de este año para un período de cinco años, hasta el 2015, que Morales pretende ganar con el 70% de los votos, según dijo a sus partidarios.

El gobernante izquierdista, que proclamó la entrada en vigencia en Bolivia del "socialismo comunitario", destacó esas nuevas reparticiones, en particular la de Medio Ambiente "porque debemos vivir en armonía con la madre Tierra (Pachamama, en la cosmovisión andina)".

También la de "lucha frontal contra la corrupción" en momentos en que un sonado caso de irregularidades y sobornos en la petrolera estatal ha conmovido a su gobierno en los últimos días.

Ese escándalo precedió el reemplazo de Saúl Avalos en el Ministerio de Hidrocarburos por Oscar Coca, en el flamante gabinete.

"Tenemos que empezar a cambiar todo, si queremos cambiar Bolivia: aquí no venimos para figurar, aquí venimos a trabajar, no estamos por plata sino por la patria, queremos un gabinete que responda al pueblo boliviano", dijo Morales.

Con la promulgación de una nueva Constitución "no estamos de visita en palacio (de Gobierno), éste (recinto), conocido como palacio, debe ser la casa del pueblo para toda la vida", señaló.

Costas difiere con nueva Carta Magna
La nueva Carta Magna, que fue respaldada en un referendo popular por el 61% de los votos, "no tiene el consenso de todas las regiones del país", según Rubén Costas, prefecto de Santa Cruz, departamento en el que la nueva norma fue rechazada con un 65%.

Costas difiere con la nueva Carta Magna especialmente en el punto referido a las autonomías que la norma divide en departamentales, regionales, municipales e indígenas.

Los prefectos de Tarija, Pando y Beni, además del de Chuquisaca -región donde una estrecha mayoría avaló la nueva Constitución- se oponen a implementar la norma.

Al respecto, el vicepresidente Alvaro García llamó este domingo a los prefectos "a dialogar nuevamente en torno a la aplicación de la Constitución" y subrayó: "no vamos a convocar a ningún diálogo para modificarla".