•  |
  •  |
  • END

BERLÍN / AP

La canciller alemana Angela Merkel y el papa Benedicto XVI tuvieron una conversación telefónica positiva luego de una semana de tensiones sobre un obispo que negó que haya sucedido el Holocausto, dijeron ayer domingo el gobierno alemán y el Vaticano.

Merkel inició la “conversación buena y constructiva”, que estuvo caracterizada por su “profunda preocupación común acerca de la advertencia perpetua del Shoa (Holocausto) para la humanidad”, dijo una declaración conjunta.

El martes, Merkel hizo una rara demanda pública de aclaración al Papa luego que el Vaticano levantase la excomunión del obispo tradicionalista británico Richard Williamson.

El Vaticano demandó el miércoles que Williamson se retractase de su afirmación sobre el Holocausto antes de poder ser admitido como obispo de la Iglesia Católica. Merkel saludó esa posición.

La declaración del domingo dijo que Merkel y Benedicto XVI intercambiaron puntos de vista con “gran respeto mutuo”.

Williamson es uno de cuatro obispos de la ultraconservadora Sociedad de San Pío X, cuya excomunión fue levantada por el papa Benedicto XVI el mes pasado.

La decisión desató indignación, porque Williamson había dicho en una entrevista televisiva que él no creía que judíos fueron masacrados en las cámaras de gas por los nazis. Williamson dejó bien claro que no planea retratarse de inmediato, dio la revista Der Spiegel.

“Teniendo en cuenta que yo veo que hay muchas personas honestas e inteligentes que tienen una opinión diferente, debo estudiar de nuevo la evidencia histórica”, dijo el clérigo británico, de acuerdo con la revista.

“Se trata de la evidencia histórica, no de emociones”, añadió. “Si yo encuentro esa evidencia, me corregiré, pero eso tomará tiempo”.