•  |
  •  |
  • END

El nuevo plan de reactivación del sistema financiero estadounidense, que será revelado hoy martes, prevé resolver el problema de los activos dudosos de los bancos, apelando a capitales privados, que beneficiarían de una garantía gubernamental, según detalles filtrados por la prensa.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, se dispone a dar a conocer hoy martes un plan dirigido a restaurar la confianza en el sistema financiero y en los flujos de crédito, que constituyen la savia de la economía.

En los últimos días abundaron las filtraciones sobre el muy esperado Plan de Estabilidad Financiera y Recuperación, en medio de un gran suspense, después de que el gobierno postergara el anuncio, inicialmente previsto para el lunes, para concentrarse sobre el plan de reactivación económica impulsado por el gobierno, de más de 800,000 millones de dólares que debe aprobar el Congreso.

El plan de Geithner incluirá un acuerdo entre el gobierno y el sector privado para comprar los activos dudosos de los bancos, subrayó este lunes la prensa estadounidense.

El plan para la creación de un banco que sólo tendría la función de adquirir los papeles con problemas se cuenta entre los cuatro principales componentes del proyecto de Geithner, afirmó el Wall Street Journal, que citó personas cercanas al tema.

Esta entidad, comúnmente denominada “banco malo”, debido a los activos tóxicos que adquiriría, estaría diseñado para que los bancos pudieran negociar sus papeles problemáticos sin empeorar su precaria situación.

Títulos tóxicos al centro de crisis

Los títulos tóxicos están en el núcleo de la crisis financiera: incluyen hipotecas incobrables y otras apuestas de inversión equivocadas, que están pesando en las cuentas de los bancos y que son muy difíciles de evaluar, con lo que los flujos de crédito se mantienen paralizados.

Según el WSJ, el “banco malo” podría ser alimentado con fondos del Programa de Asistencia para Activos Problemáticos (TARP, por sus siglas en inglés), “pero la idea es que la mayor parte del financiamiento venga del sector privado”.

La primera mitad del TARP, creado en octubre para apuntalar los bancos en dificultades y descongelar el crédito mientras la crisis financiera se aceleraba, fue atribuida durante el gobierno de George W. Bush.

Geithner, un ex director del banco de la Reserva Federal de Nueva York, se dispone a informar cómo el gobierno de Obama se propone gastar la segunda mitad, así como otras medidas diseñadas para restaurar la confianza en el sistema financiero.