Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Un agente de la Policía Metropolitana que también trabajó como escolta de un rabino está implicado en la profanación de la principal sinagoga de Caracas, ocurrida el pasado 31 de enero, indicó este lunes el ministro del Interior, Tarek El Aissami.

En una rueda de prensa, el ministro ratificó que se ha detenido a once personas, de las cuales ocho son funcionarios de diversos cuerpos policiales, dos pertenecen a bandas delictivas, y uno se desempeñaba como vigilante privado de la sinagoga.

“El jefe de la banda cumplía hasta diciembre la seguridad personal del rabino de esta sinagoga, y, además, era funcionario de la Policía Metropolitana. Conocía la estructura interna de la sinagoga, sabía dónde estaban los dispositivos de seguridad internos”, afirmó.

“El cerco eléctrico (de seguridad) fue cortado desde adentro hacia afuera. No hay evidencia de escalamiento (de los muros), con lo que se ratifica la complicidad interna del vigilante”, añadió el ministro.

En sus declaraciones, El Aissami insistió en condenar el ataque a la sinagoga y afirmó que los grafittis antisemitas que quedaron marcados en las paredes “tenían el propósito de desvirtuar la investigación y dirigirla hacia el gobierno nacional”.

La profanación de la sinagoga, inédita hasta ahora en Venezuela, se produjo pocas semanas después de que el gobierno venezolano rompió sus relaciones con Israel, en protesta por la ofensiva militar en la franja de Gaza.