elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • EL PAIS

El discurso del presidente Mahmud Ahmadineyad en el 30 aniversario de la revolución iraní, celebrada este día, puede ser el inicio de nuevas relaciones entre Estados Unidos e Irán. El mandatario informó que si de verdad se produce un "cambio fundamental" en la política estadounidense, Teherán está dispuesta a un "diálogo en una atmósfera de respeto mutuo".

Con estas declaraciones, Ahmadineyad responde a la propuesta que su homólogo Barack Obama ofreció en su primera intervención en la Casa Blanca. "En los próximos meses vamos buscar una apertura que propicie que nos podamos sentar en una mesa cara a cara; aperturas diplomáticas que nos permitan mover nuestra política en una nueva dirección" para llegar al fin a "una relación de respeto mutuo y progreso", señaló el presidente estadounidense.

La posición oficial de Ahmadineyad, desde que el mandatario estadounidense asumió el poder, ha sido de dialogar con Estados Unidos, pero primero quiere ver un "cambio estratégico" en la política hacia Oriente Próximo en general y Teherán en particular, un plan que se distancie del emprendido por George W. Bush, según informaciones del presidente del Parlamento iraní, Alí Lariyaní.

Ahmadineyad, duante su intervención de celebración del 30 aniversario de la revolución que acabó con el último sha de Persia e instaló el régimen de los ayatolás, cautelosamente hizo eco del nuevo discurso de Obama y aseguró que "la nueva administración de Estados Unidos ha anunciado que quiere un cambio y que va a seguir el camino del diálogo. Está claro que el cambio debe ser fundamental y no sólo táctico. Está claro que la nación iraní da la bienvenida a los cambios verdaderos", y añadió que "Irán está dispuesta al diálogo, pero un diálogo en una atmósfera de justicia y respeto mutuo", destacó el mandatario iraní.

Críticas a Occidente
El presidente Ahmadineyad condicionó el diálogo que acababa de ofrecer con la retirada de los soldados estadounidenses de Irak y Afganistán y solicitó disculpas por lo que ha denominado "décadas de crímenes" estadounidenses contra Irán.

Para el conservador islamita las sanciones impuestas contra su país han fracasado. "La sombra de la amenaza ha sido eliminada. Las potencias, todas unidas, nos han impuesto las sanciones más duras de la historia, incluyendo el cierre de la yugular bancaria, han amenazado con la fuerza militar y todos juntos no han podido imponer su voluntad al pueblo iraní". Asimismo, Ahmadineyad anunció que "la nación iraní es una verdadera y genuina superpotencia" y recordó el lanzamiento del primer satélite de fabricación nacional, la semana anterior.