Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Un tornado de un kilómetro de ancho dejó al menos ocho muertos en el estado de Oklahoma (centro-oeste de EU) ayer miércoles, además de casas destruidas y autos colgando de árboles, se informó oficialmente.

En principio, la prensa local reportó 15 muertos, pero oficialmente se han confirmado ocho, dijo el portavoz de la oficina del gobernador.

El tornado afectó edificios, destruyó decenas de casas rodantes y provocó el corte de líneas eléctricas en Oklahoma, dejando a más de 29,000 usuarios sin electricidad.

Los canales de televisión estadounidenses mostraron imágenes de techos arrancados y edificios reducidos a ruinas, en tanto, varios sobrevivientes fueron encontrados en medio de los escombros de sus casas.

Una joven mujer, refugiada en un ropero con otras siete personas, fue casi proyectada a través del techo por el tornado. “Mi hija estaba con nosotros e intentaba sostener la puerta cuando fue aspirada por los aires”, contó temblando su madre, Laura Hartman, a un canal local.

“No quedó nada, sólo metales retorcidos, autos volcados, autos colgando de los árboles”, dijo Bryant Harris, agente de patrulla carretera que vive en la localidad de Lone Grove, al diario Tulsa World.

La guardia nacional fue convocada para participar de las operaciones de socorro, declaró el portavoz de la oficina del gobernador del Estado a la AFP e indicó que ha sido confirmada la muerte de ocho personas.