•  |
  •  |
  • AFP / AP

El primer ministro de Australia, Kevin Rudd, pidió a las aseguradoras pagar con rapidez las indemnizaciones a las víctimas de los incendios en el sureño estado de Victoria. Rudd, durante una intervención en el Parlamento, aseveró que el Departamento del Tesoro “ha dejado claro al consejo de aseguradoras que el Gobierno espera que actúen con rapidez y con compasión”.

De igual manera, Rudd prometió a los afectados que podrían acceder a la ayuda oficial de U$668 por adulto y U$ 267 por menor, sin la obligación de presentar el carné de identidad y solicitó a la población que haga donaciones monetarias en vez de bienes, porque su distribución entre los damnificados es más fácil y rápida. Estas declaraciones han surgido en respuesta a una carta abierta de una víctima que perdió todo en los incendios, incluida la documentación, y acudió a una oficina gubernamental a recoger su ayuda, la cual fue rechazado porque no pudo probar su identidad.

Estudian sistema de advertencia de incendios
Australia prometió la promoción de planes para un sistema nacional de advertencia de incendios, aunque aún se preguntan si ese sistema podría haber salvado vidas en los devastadores siniestros de la semana pasada. El secretario de justicia Robert McClelland manifestó que el gobierno tiene ante sí el plan de un sistema de alerta telefónico desde 2004, pero los gobiernos estatales no lo han avalado y se requieren cambios en las leyes federales de privacidad que impiden difundir los números telefónicos privados. De igual manera McClelland afirmó que apoya enviar una andanada de advertencias telefónicas a las zonas en que se declare una emergencia.

La principal compañía australiana de telecomunicaciones, Telstra Corp., informó que podría instalar ese sistema de alerta telefónico pero el mismo se ha visto obstaculizado por las leyes federales sobre privacidad, aseguró el director gerente de política pública David Quilty.

Confirman incendios intensionales
La policía australiana confirmó que al menos uno de los incendios forestales que arrasaron el sureste de Australia fue prendido deliberadamente y aún siguen buscando a los pirómanos que podrían ser responsables de varios de los fuegos. "Estamos seguros de que el incendio de Churchill fue iniciado intencionalmente", afirmó Christine Nixon, comandante de policía del Estado de Victoria en referencia a un siniestro en el que murieron 21 personas. "Y recibimos informaciones que nos hacen sospechar sobre el origen del incendio de Marysville", agregó Nixon.

"Cuando llegamos a Marysville para investigar, con expertos en incendios, surgieron las sospechas sobre la forma en que llegó el fuego, la dirección de donde venía y la velocidad" de propagación, aseveró el comandante para quien este tipo de siniestros "es simplemente un asesinato en masa".

Las autoridades de Australia constituyeron un equipo de cien investigadores en la operación nombrada "Fenix" para buscar a los pirómanos. Esta operación es la más importante lanzada en el continente después de los incendios. La policía liberó a dos personas: un hombre de 31 años y un adolescente de 15, quienes estuvieron detenidos para interrogarlos, después de que se creyera que actuaban de manera sospechosa en una zona devastada por los incendios, aunque "no se detectaron infracciones", según la justicia de Victoria.

Las autoridades agregaron que la cifra de víctimas podría exceder de 200. El número elevado de víctimas ha agravado la urgencia de contar con un sistema nacional de seguridad, cuya aplicación ha quedado paralizada durante años por leyes de privacidad y disputas entre funcionarios estatales.