elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AP

Fuertes vientos con ráfagas de hasta 96 kilómetros por hora soplaron desde los Grandes Lagos hacia la costa atlántica, dejando sin electricidad a miles de usuarios en Estados Unidos. Los vientos, atribuidos a un sistema de bajas presiones, comenzaron anoche y se desplazaron hacia el este, lanzando latas de basura a las calles de Nueva York.

Casi 250.000 usuarios se quedaron sin electricidad en Ohio anoche y esta mañana, y otros 250.000 en Pennsylvania. Había además más de 50.000 apagones en Michigan, más de 30.000 en al área de Buffalo, Nueva York, y 73.000 en Virginia Occidental.

En Nueva Jersey, una automovilista de 61 años murió por la mañana en Union City cuando el viento derribó un árbol contra su parabrisas. También se cree que el viento fue un factor en el deceso de un trabajador de construcción de 59 años en la ciudad de Nueva York, quien murió cuando se derribó una pared.

La caída de un cable de alta tensión obligó a cerrar un tramo de la carretera Interestatal 90 al oeste de Erie, Pennsylvania, durante tres horas esta mañana. El servicio meteorológico reportó vientos de hasta 148 kilómetros por hora en el condado Allegheny, en Pennsylvania, pero aseguró que la mayoría de las ráfagas no superaban los 96 kilómetros por hora.

En Kentucky, devastado por una intensa helada hace dos semanas, los vientos dejaron sin electricidad a unos 120.000 usuarios. Miembros de la Guardia Nacional ayudaban a despejar los caminos de escombros y ramas, afirmó un vocero de ese cuerpo. La mayoría de los apagones fueron en el sur del estado, mientras que la helada ocurrió en el norte. Apagones se produjeron también en Tennessee, Indiana, Carolina del Norte, Virginia, Delaware y Maryland.