elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Diputados de Guatemala y delegados de organismos internacionales solicitaron la rápida aprobación de una ley contra la trata de personas y la explotación sexual, delitos que afectan a unos 15.000 menores de edad en este país, según informó Adriano González, delegado del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la nación centroamericana. Asimismo, aseveró que "la trata de personas y la explotación sexual comercial en Guatemala es grave y genera terribles ganancias económicas al crimen organizado. Está afectando a muchos países. Es un fenómeno criminal rentable".

De igual manera, el representante manifestó que la pornografía infantil y la explotación sexual no están contempladas como delitos en este país, por lo que es necesario que se apruebe una iniciativa de ley que actualmente se discute en el Parlamento guatemalteco.
La diputada opositora Zury Ríos informó que la próxima semana se promoverá la aprobación en segunda de tres lecturas la Ley contra la Trata de Personas, que perseguirá este flagelo y estipulará medidas para indemnizar a las víctimas.

La representante de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Victoria Cruz, afirmó que millones de personas en todo el mundo son víctimas de la trata y explotación sexual y viven una "situación de esclavitud". "Es necesario contar con una política regional porque la trata y la explotación sexual es un delito transnacional", sostuvo Cruz, quien calificó de "importante" la iniciativa de ley que se discute en el Congreso. La responsable para Guatemala de Asuntos de Trata de Personas del Departamento de Estado norteamericano, Bárbara Fleca, llegará al país para conocer los avances y castigar esos delitos.


Casa Alianza, una ONG que recientemente cesó sus actividades en esta nación, calculó que al menos 15.000 guatemaltecas menores de 18 años son explotadas sexualmente en el país. De acuerdo a
estimaciones de Unicef, la trata de personas es la tercera actividad que más ingresos genera al crimen organizado, después del narcotráfico y el tráfico de armas.