•  |
  •  |
  • AFP

Un avión de pasajeros, Bombardier Dash 8 Q-400 de la aerolínea Colgan Air que operaba para Continental Airlines con destino a Buffalo, se estrelló anoche contra una casa en las afueras de la ciudad en el norte de Nueva York, provocando la muerte de los 49 ocupantes y de una persona en tierra. "No hay sobrevivientes", informó la portavoz de la policía estatal Rebecca Gibbons.

El aparato provenía de Newark, en Nueva Jersey, con 44 pasajeros, 4 tripulantes a bordo y el piloto, según indicaciones de los responsables de equipos de socorro, que también anunciaron la muerte de una persona en tierra como consecuencia del impacto. La nave, que cayó unos cinco minutos antes de aterrizar en el aeropuerto de Buffalo, en la localidad de Clarence, causó un incendio que fue sofocado por equipos de bomberos y de socorro

Cae en una residencia
En las imágenes del canal de televisión CNN se mostraban restos del avión, llamas y humo intenso en el centro de una zona residencial. De igual manera las informaciones indicaban que dos personas habían sido trasladadas a hospitales locales y que una docena de casas fueron evacuadas. Keith Burtis, testigo del accidente y habitante de la zona afectada, declaró que el incendio provocado por la caída del avión se limitó a una sola residencia. "Se sintió como un pequeño terremoto" y "un ruido muy fuerte", agregó Burtis

"Una estructura ha resultado gravemente dañada y el avión está ardiendo actualmente aunque el fuego está prácticamente controlado", afirmó David Bissonette, coordinador de operaciones de emergencia y agregó que "es llamativo que sólo impactó una casa, por lo devastador que fue. Fácilmente pudo haber arrasado con todo el barrio". Las casas vecinas apenas sufrieron daños.

Una de las víctimas del accidente, Beverly Eckert, era una viuda cuyo marido falleció en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, según el diario Buffalo News, en el que también se informó que la señora viajaba a Buffalo para conmemorar el que sería el cumpleaños 58 de su marido, Sean Rooney. "Sabemos que ella estaba en ese avión", manifestó al diario su hermana Sue Bourque, "y ahora ella está con él", añadió. Eckert debía asistir a la presentación de una beca escolar que llevaría el nombre de su esposo Rooney en el colegio donde ambos se habían conocido.

No había señales de dificultad
Un responsable local aseguró no estar al corriente de que el avión hubiese informado de tener dificultades antes de estrellarse. "Me dijeron que el aparato simplemente desapareció de la pantalla del radar", aseguró.

Según el sitio web de la empresa canadiense Bombardier, el Dash 8 Q-400 es un avión bimotor a turbohélice con capacidad para entre 68 a 78 pasajeros más la tripulacion. En el momento del accidente había nieve y aguanieve en la zona, condiciones meteorológicas corrientes en la región en esta época del año.