elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Pilotos del avión accidentado en Buffalo habían reportado "cantidades significativas de hielo" en las alas poco antes del accidente, según informaciones del portavoz de la Oficina Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) Steve Chealander.

En la conversación grabada, "la tripulación revisó las condiciones meteorológicas y reportó que la visibilidad era de tres millas (casi 5 kilómetros), con nieve y neblina en las inmediaciones" y después de recibir la autorización para descender a 11.000 pies (unos 3.300 metros), los pilotos advirtieron la acumulación del hielo a pesar de que los instrumentos indicaban que el sistema de descongelación estaba encendido.

Los primeros análisis realizados en las "cajas negras" que contienen las informaciones y grabaciones del vuelo, también detallaron que el avión se encontraba a nueve kilómetros del aeropuerto de Buffalo, ya en su fase de aterrizaje, cuando la tripulación se percató de la dificultad. "La tripulación mencionó una acumulación significativa de hielo en el parabrisas del avión, y en el borde anterior de las alas", indicó el portavoz Chealander. Instantes antes de estrellarse la nave, los pilotos intentaron maniobrar moviendo los alerones y después trataron de guardar el tren de aterrizaje que habían bajado poco antes.

Asimismo, la agente del FBI, Laurie Bennett, informó que las primeras pesquisas sobre el accidente del avión caído en el estado de Nueva York descartaron que fuera provocado por un acto terrorista u otras acciones criminales. No había "indicios de un crimen o un acto de terrorismo", expresó la funcionaria en rueda de prensa. Una grabación de la conversación entre uno de los pilotos y las torres de control de los aeropuesrtos vecinos no puso en evidencia la existencia de problemas, antes de que el avión desapareciera de las pantallas de radar.

El avión de Colgan Air que operaba para Continental llevaba 2,6 toneladas de combustible y ardió cuando se estrelló contra el suelo, explicó Chris Collins, un alto funcionario del condado de Erie, a la CNN. Un testigo del accidente, narró que el avión había caído "en picada" hacia su vehículo. "El ala izquierda estaba ligeramente inclinada hacia abajo (...). Fue una trayectoria directa hacia abajo", contó.

La tragedia pudo ser mayor
Según el gobernador de Nueva York David Paterson, el hecho de que el avión no haya caído con una trayectoria más horizontal evitó una catástrofe aún mayor en las inmediaciones. "Dos de las tres personas que se encontraban en la casa milagrosamente escaparon" a la muerte, afirmó Paterson. Por otra parte, agregó, "algunas personas se perdieron el avión y salvaron sus vidas".

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su esposa, Michelle, dijeron estar "muy tristes" por el accidente. "Nuestros pensamientos están con las familias y amigos de los desaparecidos", declaró este viernes Obama, antes de "agradecer a los primeros valientes socorristas que llegaron" al lugar.

El constructor del avión bimotor a turbohélice Dash 8-Q400, el canadiense Bombardier, envió un equipo de expertos al lugar junto a los investigadores federales norteamericanos.