•  |
  •  |
  • END

Una mención del líder cubano Fidel Castro a "la humillación" de Bolivia por la pérdida de su salida al mar ante Chile en momentos en que la presidenta Michelle Bachelet visita La Habana, generó ácidas críticas de dirigentes políticos en Santiago y regocijo del presidente Evo Morales, en La Paz.

En Santiago, oficialistas y opositores coincidieron en que fue inoportuno que Castro, quien convalece de una enfermedad en un sitio no identificado, mencionara que trató el tema del conflicto marítimo entre Chile y Bolivia con la presidenta Bachelet, durante un encuentro de una hora y media que ambos sostuvieron el jueves.

En una columna escrita en el diario oficial Granma, Castro calificó de "humillación histórica" para Bolivia el haber perdido la salida al Océano Pacífico tras perder una guerra con Chile en el siglo XIX.

"Naturalmente que es de mal gusto que recién reunido con la presidenta Bachelet, él (Castro) publique expresiones claramente atentatorias contra Chile. Él no tiene por qué meterse el tema marítimo boliviano", criticó el parlamentario oficialista demócrata-cristiano, Patricio Walker.

"Las declaraciones de Fidel Castro, a esta alturas, no deben ser tomadas en serio (...), no tiene ninguna autoridad moral para opinar sobre ningún tema que tiene que ver con la región", señaló por su parte el parlamentario derechista Felipe Ward.

Chile trata de poner paños fríos

Tratando de poner paños fríos al asunto, el gobierno chileno recordó que las palabras del ex jefe de Estado cubano habían sido a título personal, mientras que en la agenda oficial de la visita de Bachelet el tema no fue tratado.

"En ninguna de las dos reuniones se planteó un tema que es estrictamente bilateral entre Bolivia y Chile", dijo desde La Habana el canciller chileno, Alejandro Foxley, sobre las reuniones de la mandataria chilena con el presidente cubano, Raúl Castro, y con el canciller, Felipe Pérez Roque.

"Si algo ocurrió en esas conversaciones fue un reconocimiento de las muy buenas relaciones que tienen los gobiernos de Evo Morales y Michelle Bachelet", agregó Foxley.

"Las opiniones del ex presidente Castro se expresan a título estrictamente personal (...) El tema de la aspiración marítima de Bolivia no está, no ha estado, ni tampoco estará en la agenda bilateral con otros países amigos", dijo por su parte el vicecanciller Alberto Van Klaveren en Santiago.

En cambio, el presidente de Bolivia, Evo Morales, agradeció a Castro por haber hecho mención del tema.

"Quiero saludar y agradecer al comandante y presidente histórico de Cuba. El comandante Fidel Castro pidió mar para Bolivia", afirmó Morales, en un acto junto al lago Titicaca.

"Imagínense el sentimiento del compañero Fidel, del hermano mayor Fidel, de seguir pensando por Bolivia y reflexionando a la presidenta de Chile y al pueblo chileno para que se repare un daño histórico", acotó el mandatario boliviano, admirador declarado del líder de la Revolución Cubana.

Morales aprovechó la oportunidad para resaltar el buen estado de relaciones con Chile a pesar de que ambos países carecen de vínculos diplomáticos desde 1978.

Según Morales, "se ha creado una confianza entre los gobiernos de dos países vecinos y hermanos como Bolivia y Chile. Si no hay confianza, es imposible resolver los problemas históricos".

Chile y Bolivia acordaron en julio de 2006 una agenda de 13 puntos sobre varios temas, como el desarrollo de la confianza mutua, integración comercial, caminera, lucha contra el narcotráfico y la demanda marítima boliviana.

Ambos países se enfrentaron en una guerra en 1879 --en la cual también participó Perú--, que le hizo perder a los bolivianos 120,000 km2 de territorio y 400 kilómetros de costa.