•  |
  •  |
  • END

Alrededor de 12 personas fueron ultimadas el fin de semana por sicarios en una sangrienta jornada en distintos lugares de los estados mexicanos de Tabasco y de Guerrero, aparentemente por pasada de cuentas, entre los que sobresale la familia de un policía y un reportero gráfico que fue acribillado mientras viajaba en su moto.

De acuerdo con la agencia norteamericana Asociated Press (AP), por lo menos 12 personas, entre ellas cinco niños, fueron asesinadas por un grupo armado en el estado mexicano de Tabasco, informaron las autoridades el domingo.

Hombres armados se presentaron el sábado por la noche en la casa del policía Carlos Reyes, abrieron fuego, y dieron muerte a él, a cinco niños --uno de ellos de dos años--, y a otros cinco adultos, informó el subprocurador de Justicia de Tabasco, Alex Álvarez. Un vendedor callejero también fue ultimado en el tiroteo, agregó.

“Está confirmado que buscaban ejecutar a un policía ministerial, pero asesinaron a toda su familia”, dijo Álvarez. Agregó que otras tres personas resultaron heridas en el ataque en el poblado de Monte Largo.

La Policía no ha determinado el motivo del ataque, pero Álvarez dijo que Reyes encabezó el miércoles una persecución vehicular y el allanamiento de dos casas, que terminó en el arresto de siete hombres armados y en la muerte de otros tres.

Por otra parte, en la ciudad de México, las autoridades encontraron el sábado los cadáveres putrefactos de dos mujeres, abandonadas durante al menos una semana en el portaequipajes de un automóvil.

Un policía local dijo al diario Reforma que las mujeres habían sido decapitadas y las cabezas estaban en una hielera en el asiento trasero de la unidad. Agregó que una de ellas fue detenida en 1999 por el secuestro de nueve familiares de un supuesto narcotraficante.

Por otra parte, en Chilpacingo, estado de Guerrero, la AFP cuenta que un grupo de sicarios asesinó el viernes a un reportero gráfico e hirió de gravedad a otro cuando se trasladaban en motocicleta a cubrir un accidente automovilístico en la ciudad mexicana de Iguala, Guerrero, dijo domingo la Policía estatal.

“Tanto Jean Paul (Ibarra López), de 33 años, como Jenny Luliana, de 22, viajaban en una motocicleta el viernes poco después de la noche para cubrir un accidente automovilístico, cuando de pronto se les emparejó (un vehículo) y sus tripulantes les dispararon varios balazos”, explicó el director de la Policía Investigadora Ministerial del estado de Guerrero, Erit Montúfar.

Ibarra López recibió dos impactos y perdió el control de la moto, que cayó al suelo. Los sicarios se acercaron y lo remataron. A la fotógrafa la dejaron en el lugar herida de tres balazos. Ambos periodistas trabajaban en la sección policíaca de los diarios El Correo y Diario 21, que se editan en Iguala. No hay detenidos y se desconoce el móvil del crimen, señaló Montúfar.