•  |
  •  |
  • AFP

Al menos 21 inmigrantes clandestinos murieron y uno ha desaparecido al naufragar anoche su embarcación cerca de las costas de Arrecife, en la isla canaria de Lanzarote, suroeste de España, indicó una portavoz de Salvamento Marítimo. "Dieciséis cadáveres han sido recuperados -que se suman a los cinco encontrados ayer- uno está desaparecido y seis están a salvo", manifestó la portavoz del organismo español encargado de los rescates en el mar. Las 21 víctimas, entre las que hay 14 posibles menores, dos mujeres y tres hombres, se ahogaron anoche al volcarse la embarcación en la que navegaban cerca de una treintena de ilegales, la mayoría de origen magrebí.

Otros seis inmigrantes fueron salvados por un grupo de surfistas que se encontraban en el lugar en el momento del naufragio, explicó una portavoz de la delegación del gobierno en Canarias. Cinco de ellos se encontraban en estado de hipotermia, por lo que tuvieron que ser ingresados en un centro hospitalario.

Drama silencioso
Este es uno de los peores dramas ocurridos en España, después de que en septiembre pasado, otros 14 inmigrantes clandestinos murieran al intentar llegar a Canarias en una embarcación junto a otros 46 compañeros. Hoy, otra patera con 65 inmigrantes clandestinos subsaharianos fue interceptada cerca de las costas de la isla canaria de Tenerife.

España es una de las principales puertas de entrada para los inmigrantes africanos en Europa y el archipiélago de las Canarias ve llegar regularmente a sus costas embarcaciones cargadas de inmigrantes clandestinos. Las llegadas a estas islas descendieron un 71% desde 2006, cuando se registró la cifra récord de 31.678 personas, gracias a la mayor vigilancia en el mar y a la colaboración con los países emisores, principalmente Senegal y Marruecos.

Las travesías de estos inmigrantes se convierten a menudo en dramas silenciosos sin que haya una estadística fiable sobre el número de muertos, mientras los supervivientes declaran a menudo haberse visto obligados a tirar al mar los cuerpos de sus compañeros muertos durante el viaje. Según la organización andaluza de defensa de los derechos humanos, APDH-A, en 2007, habrían muerto unos 921 inmigrantes clandestinos intentando llegar a España.