•  |
  •  |
  • END

La guerrilla de las FARC anunció el martes haber ordenado la liberación de tres rehenes, entre ellos la ex compañera de fórmula de Ingrid Betancourt, Clara Rojas, junto a su hijo nacido en cautiverio, y rechazó una “zona de encuentro” propuesta por el gobierno colombiano para negociar directamente la suerte de otros cautivos.

“La orden para liberarlos en Colombia ya ha sido impartida”, dijo un comunicado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que precisó que la liberación beneficiará a la congresista Consuelo González, a Rojas (ambas rehenes desde hace más de cinco años) y a su hijo Emmanuel.

“He recibido hace unos minutos el comunicado de las FARC. Yo estaba alertado de que podía ocurrir la liberación o que las FARC podían anunciar la liberación”, confirmó este martes el presidente de Venezuela Hugo Chávez en Montevideo, donde se encontraba participando de una reunión del Mercosur.

“Esto parece un buen regalo de Navidad sobre todo para los familiares”, agregó el mandatario, quien dijo estudiar alternativas para recibir a los rehenes.

Por su parte, el gobierno colombiano subrayó que “no tiene otras fuentes que permitan establecer la veracidad del comunicado” de las FARC, divulgado por la agencia cubana Prensa Latina, y que le fue entregado por la embajada de ese país en Bogotá.

El comisionado de paz, Luis Carlos Restrepo, dijo que se mantendrá una actitud prudente, “pues en ocasiones anteriores las FARC han anunciado igualmente liberaciones de personas sin que hayan cumplido”.

Rojas fue secuestrada en una carretera del sureño departamento de Caquetá junto con la colombo-francesa Ingrid Betancourt, cuando ambas realizaban campaña para las presidenciales de 2002. González había sido secuestrada en septiembre de 2001.

El comunicado de las FARC calificó de “improvisada e inaceptable” la propuesta que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, hizo el 7 de diciembre de una ‘zona de encuentro’ para que los rebeldes dialoguen sobre el canje con el comisionado Restrepo, a quien calificaron de mentiroso.

Igualmente, insistieron en el despeje militar durante 45 días de los municipios de Florida y Pradera, en el suroeste de Colombia, para concretar el acuerdo, petición que Uribe ha rechazado tajantemente.

La organización insurgente calificó además como un acto de “barbarie diplomática” la decisión de Uribe de dar por terminada la gestión de Chávez.

“Esto fue también un portazo al presidente (francés) Nicolás Sarkozy, a los mandatarios latinoamericanos solidarios con la tarea facilitadora y a los familiares de los prisioneros de guerra”, indicaron las FARC, según Prensa Latina.

Uribe suspendió en noviembre la mediación que encomendó tres meses antes a Chávez para buscar el canje de al menos 45 rehenes por unos 500 rebeldes presos.

El anuncio de las tres liberaciones de las FARC fue recibido con júbilo y sorpresa por los familiares, que invitaron a los rebeldes a hacer gestos similares con otros cautivos.

“Me falta la voz para poder expresar la emoción que me causa esta noticia, espero que sea cierta y que se pueda consolidar pronto”, dijo llorando Clara González, madre de Clara Rojas, con cierta incredulidad.

“Es lo mejor que nos podría pasar. No teníamos ninguna información al respecto, pero nos llena de felicidad, ojalá sea cierto”, señaló por su parte Patricia Perdomo, hija de la ex congresista González. Yolanda Pulecio, madre de Ingrid Betancourt, dijo que siente “mucha emoción por las familias de Clara y Consuelo”, y subrayó que este anuncio muestra la efectividad de la mediación de Chávez.

La senadora opositora colombiana Piedad Córdoba, que gestionó el papel de Chávez ante las FARC, dijo en Washington que si Uribe no hubiera suspendido esa mediación “al menos” 25 rehenes se estarían preparando para volver.

Por su parte, Sarkozy anunció su beneplácito por el anuncio, y señaló en un comunicado que “espera que esta decisión sea confirmada”.

Lorenzo Delloye, hijo de Betancourt, expresó que “por fin las FARC están dando pasos hacia un acuerdo humanitario”, y que ahora el gobierno colombiano debe responder favorablemente.