elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La ola de violencia deja un homicidio cada dos horas al día en Honduras en Honduras, donde, además, la población de poco más de 7 millones se siente impotente por una cadena de 16 secuestros en lo que va del año, ante la inoperancia policial, según informes divulgados por la investigadora Julieta Castellanos, miembro del Observatorio de la Violencia .

"Tenemos un registro de doce homicidios al día, si lo vemos en horas da uno cada dos horas, lo que es terrible", afirmó la experta del organismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y el Programa de ONU para el Desarrollo (PNUD). Según el informe, entre enero y diciembre de 2008 se presentaron en Honduras 4.473 homicidios, correspondiendo una tasa de 57,9 por cada 100.000 habitantes. Pero, en total ocurrieron 7.235 muertes violentas, un total de 1.448 casos más que el año anterior.

Los homicidios mostraron un aumento de 25,2% en relación al año 2007, con 899 más, mientras que las muertes debidas al tránsito aumentaron 23,9%, con 233 adicionales en relación a 2007. Además, los suicidios aumentaron 25,4% respecto a 2007, mientras que las muertes no intencionales fueron 171 más frente a 2007.

Hombres en mayor riesgo
La caracterización de los homicidios por grupos de edad y sexo mantuvo la misma dinámica en todo el año, y los hombres fueron el grupo de mayor riesgo con el 93% de las muertes. La población entre 15 y 44 años incluye 80,4% de los homicidios. Un total de 506 niños y adolescentes fueron víctimas de homicidio, correspondiendo a 11,3% de los casos. En un comportamiento similar al de los últimos cuatro años, la mayor parte de los homicidios fueron cometidos con arma de fuego, con 78% de los casos, seguidos por las armas blancas, con 16%.

Durante 2008, un total de 137 homicidios se perpetraron con armas contundentes, 44 mediante estrangulaciones y 11 víctimas murieron quemadas. "Es increíble, lo peor es que no se le está dando seriedad a esto. Va a ocurrir como en México que están matando policía", advirtió Castellanos. También está ocurriendo "una ola de secuestros, el delito más terrible, que causa un daño psicológico tanto a la víctima como sus parientes", agregó.