elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El estatal servicio de inteligencia colombiano (DAS) estaría interceptando las comunicaciones telefónicas de periodistas, magistrados y políticos, incluso de funcionarios de la Presidencia de la República, denunció la revista Semana de Bogotá que circula este sábado. Según la publicación, "los oídos ilegales del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) escucharon las conversaciones de la oposición, de la Fiscalía y hasta del hombre encargado de la seguridad del presidente Alvaro Uribe". "El DAS está fuera de control. Graba ilegalmente a magistrados, periodistas y políticos y se ha puesto al servicio de 'narcos', 'paras' y guerrilleros", asegura Semana en su artículo.

"La información recopilada por Semana deja claro que hay un poderoso sector del organismo al servicio de los paramilitares, la guerrilla, y de oscuros intereses políticos, como lo demuestran las interceptaciones y seguimientos ilegales a importantes personajes de la vida nacional", precisa la publicación.

En conferencia de prensa, el director del DAS, Felipe Muñoz, informó que pidió a la Fiscalía y la Procuraduría (Ministerio Público) conformar un cuerpo élite para investigar las presuntas infiltraciones. "Falta comprobar exactamente quién hizo las presuntas interceptaciones. Lo que se ha dicho es que puede haber implicados funcionarios del DAS, pero también lo pueden haber de otros sitios", anotó Muñoz.

Agregó que "como director, desde que me posesioné hace tres semanas, no he recibido ninguna información interna, ni he dado una orden en ese sentido, como es obvio, pero estamos en el proceso de investigación interna". Finalmente, Muñoz anotó que puede tratarse de la existencia de "un grupo mafioso" que busca atentar "contra la seguridad del Estado", pero destacó que lo que se tiene hasta el momento son solo denuncias de medios de comunicación.

Semana recordó que los senadores Gustavo Petro, del opositor partido Polo Democrático (izquierda) y Piedad Córdoba, del partido Liberal, también en la oposición, denunciaron esos seguimientos e interceptaciones. Incluso, la anterior directora del organismo, María del Pilar Hurtado, renunció a su cargo en octubre pasado tras un escándalo por seguimientos y espionaje ilegal a Petro, que fue ordenado al parecer por uno de sus subalternos sin su conocimiento.