•  |
  •  |
  • AFP

Unas 120.000 personas se manifestaron en el centro de Dublín, según cifras de la policía, en protesta contra las medidas de austeridad adoptadas por el gobierno irlandés ante la crisis económica. Profesores, policías y otras categorías de funcionarios públicos fueron mayoritarios en la marcha, que desfiló por el centro de la capital irlandesa. La manifestación ha sido "el primer paso de una campaña continua de acciones", advirtió David Begg, secretario general del ICTU, la principal agrupación de sindicatos irlandesa y organizadora de la marcha.

Los manifestantes protestaron contra la introducción de una nueva contribución social sobre los sueldos de unos 350.000 funcionarios para financiar las pensiones. Esa medida tendría que permitir al Estado ahorrar unos 1.400 millones de euros en 2009.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, ha previsto una primera reducción presupuestaria de 2.000 millones de euros destinados a estabilizar las finanzas del país, otrora llamado "el tigre céltico" por su crecimiento, pero que fue la primera economía de Europa en entrar en recesión en el primer trimestre de 2008. Cowen advirtió que la economía irlandesa podría contraerse en un 10% entre 2008 y 2010 y subrayó la necesidad de reducir el presupuesto en un total de 15.000 millones de euros.

El gobierno de Dublín reconoció en un comunicado que las medidas tomadas son "difíciles y, en ciertos casos, dolorosas", pero recalcó que, sin embargo, son "necesarias y justas". Por el contrario, el ICTU criticó esas medidas gubernamentales por "su injusticia y el hecho de que privilegian la estabilización de las finanzas públicas en detrimento de la renovación económica y la protección de los empleos".